La operación fue un éxito

EVACUARON A CUATRO DE LOS DOCE NIÑOS ATRAPADOS EN TAILANDIA

Unas horas después de que la policía local solicitara a los medios de comunicación la evacuación del área de la cueva “para ayudar a las víctimas”, comenzó ayer oficialmente el operativo de rescate. Cuatro de los doce niños atrapados ya fueron liberados.
La compleja operación de rescate de los doce niños y su entrenador de fútbol atrapados en una cueva en Tailandia desde hace dos semanas comenzó finalmente ayer con éxito. Cuatro de ellos fueron rescatados, mientras que los nueve restante esperan ser liberados durante las próximas jornadas, informó la célula de crisis.
Según el balance comunicado por el equipo de socorristas a la AFP, ya han salido cuatro chicos, cada uno de ellos guiado por dos buzos profesionales. Después de salir de esta cueva en el norte de Tailandia, los pequeños fueron trasladados de urgencia al hospital de Chiang Rai para ser examinados. Recién en el día de hoy podrán tener contacto con sus familiares.
Narongsak Osottanakorn, el responsable de la célula de crisis, detalló que las tareas de rescate continúan en el día de hoy luego de una intensa jornada. Se espera rescatar a todos los niños, junto a su entrenador, antes que las condiciones climatológicas desmejoren.
Los niños “saldrán uno por uno, eso durará dos o tres días”, precisó por su parte Chalongchai Chaiyakorn, uno de los responsables de la célula de crisis. En la operación participan “trece especialistas de nivel mundial llegados de países con experiencia” en espeleología que ya se dirigen hacia el lugar donde están los chicos, añadió.
De momento, no se ha hecho pública ninguna imagen de la operación, puesto que las autoridades tailandesas crearon un extenso perímetro de seguridad alrededor de la cueva. Los socorristas mandaron evacuar el domingo por la mañana el área de la cueva para despejar el lugar y “ayudar a las víctimas”, lo que anticipaba el inicio oficial del primer intento de rescate de los doce pequeños y su entrenador.

El peor tramo.
La evacuación de los niños atrapados se realiza por un camino repleto de obstáculos, especialmente un pasadizo muy estrecho, que aterra a los buzos. Se trata de una zona muy estrecha llamada “unión en T” o “intersección en T”. En este punto, el pasaje es una suerte de tubo por la que hay que escabullirse. “El pasaje, muy estrecho, sube y luego baja” y requiere contorsionarse, explicó Narongsak Osottanakorn, el jefe de la célula de crisis.
Esta área está a 1,7 kilómetros de donde se encuentran los niños. Una vez que se complete este tramo, estarán a menos de un kilómetro de la tercera galería, donde los socorristas instalaron su campamento base. Una vez allí, todavía les quedará un recorrido de cerca de dos kilómetros, pero lo peor habrá pasado para volver a reencontrarse con sus familias.
Son más de cuatro kilómetros de recorrido con partes inundadas y estrechas. La célula de rescate no precisó cuánto había bajado el nivel del agua. Si bien la cueva se inundó por varios metros en algunos tramos, “el nivel del agua en la cueva ha continuado bajando” hasta un nivel aceptable, afirmó el domingo Kobchai Boonorana, del ministerio del Interior. Esta semana se reveló que a un buzo experimentado le tomaban 11 horas ir y venir al lugar donde están los niños: seis horas de ida y cinco de vuelta gracias a la corriente.

Complicaciones.
Sumergirse en esta agua turbia “como el café con leche” es un gran desafío para los profesionales, explicó un buzo. “No hay visibilidad, el espacio está encerrado”, confió Matt Fitzerald, un buzo de la Policía Federal australiana. Se las arregló para bucear una parte del camino, pero no pudo llegar al final. Bajo estas aguas turbias es imposible consultar el reloj u otros equipos que permiten medir el tiempo de inmersión.
Otra complicación recae en que varios de los niños no saben nadar y ninguno ha buceado, además de que se encuentran debilitados por el tiempo que estuvieron atrapados en la cueva. Sin embargo, el jefe de la célula de crisis afirmó que “cada uno será escoltado por dos buzos”. (AFP)