La oposición salió a la calle

"MAREA POPULAR" CONTRA EL PRESIDENTE FRANCES MACRON

Más de 60 partidos de izquierdas, asociaciones y sindicatos se marcharon en varias ciudades de Francia, con la esperanza de congregar una “marea popular” para oponerse a la política del presidente Emmanuel Macron, que lleva un año en el poder.
Decenas de miles de manifestantes, convocados por partidos de izquierda, organizaciones sociales, sindicatos y estudiantes, marcharon ayer en varias ciudades de Francia para protestar por lo que consideran una política liberal del presidente del país, Emmanuel Macron.
Convocados bajo el lema “La marea popular”, los manifestantes mostraron su descontento por los planes de privatización del gobierno de Macron para empresas como la de los trenes (SNFC), la reducción de empleados públicos, los cambios en la admisión en las universidades y su restrictiva política de inmigración.
De acuerdo con datos del sindicato Confederación General del Trabajo (CGT), uno de los convocantes, hubo en la capital francesa hasta 80.000 participantes. Sin embargo, los cálculos realizados por la Policía y por algunos medios de comunicación rebajaron notablemente esa cifra, hasta los 21.000 y 31.700, respectivamente, destacó el diario Le Parisien.

Tercera protesta.
Esta protesta es la tercera en menos de un mes que enfrenta el Ejecutivo de Macron, exministro de Economía (2014-2016) del gobierno socialista que lo precedió y que fue electo presidente hace un año.
Las dos anteriores fueron una huelga de funcionarios el pasado 22 de mayo, con un bajo seguimiento, y una movilización el 5 de mayo convocada por el partido de la izquierda radical Francia Insumisa, que obtuvo un respaldo algo más elevado que la jornada de ayer, según los cálculos de los medios locales.
Entre las figuras que participaron en la protesta de ayer, destacó el líder de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, quien acusó al mandatario de francés de “testaduro” por no escuchar las demandas de los ciudadanos. “Le cuesta entender el descontento social que existe en este país”, agregó el líder izquierdista.
Sin embargo, “La marea popular”, no contó con el visto de bueno de importantes sindicatos, como la Confederación Francesa de Trabajadores (CFDT), o del Partido Socialista (PS), quienes optaron por no participar.
Las manifestaciones se desarrollaron sin graves incidentes en la mayoría de las ciudades francesas. Una excepción fue Nantes (noroeste), donde 35 personas fueron arrestadas por degradaciones al mobiliario urbano, y un policía resultó herido de gravedad.

“No lo detiene”.
La movilización no pareció preocupar demasiado al jefe del Estado francés que, desde la ciudad rusa de San Petersburgo, declaró “esto no lo detendría” en seguir implementando éste tipo de reformas económicas calificadas por la oposición como “liberales”. “Escuchar a la gente no significa ser la veleta de la opinión pública, así que asumo el hecho de no presidir en función de los sondeos o de las manifestaciones, porque es algo que ya se ha hecho demasiado”, avisó. (Télam-AFP)