La OTAN inició la cumbre en Varsovia

LA ALIANZA AMPLIO SUS RESPONSABILIDADES FRENTE A RUSIA, EL ESTADO ISLAMICO Y LOS TALIBANES

La cumbre de la OTAN, reunida en Varsovia, reafirmó ayer la voluntad de fortalecerse contra Rusia mientras dialoga con Moscú y anunció la ampliación de sus actividades en Afganistán, en la lucha contra el Estado Islámico (EI) en Siria e Irak, y en el Mediterráneo por la inestabilidad reinante en Libia.
“Estamos unidos en nuestro enfoque de fuerte defensa y diálogo constructivo” con Rusia, declaró el secretario general de la alianza militar, Jens Stoltenberg, en una conferencia de prensa en la segunda jornada de la cumbre de la OTAN que se celebra en Varsovia.
Las relaciones entre la Alianza y Rusia las abordaron “de manera franca” los líderes el viernes en una cena de trabajo, en la que defendieron ese enfoque dual, explicó.

Frontera.
En la primera jornada de la cumbre, los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN aprobaron reforzar la frontera este de la Alianza con el envío de cuatro batallones robustos a Polonia, Estonia, Letonia y Lituania y el establecimiento de una brigada multinacional en Rumania, entre otras medidas.
Stoltenberg destacó ayer que la OTAN “no está en una asociación estratégica con Rusia pero tampoco en una situación de Guerra Fría”. Es “una situación nueva que nunca habíamos experimentado antes”, comentó.
En la cena del viernes, informó la agencia de noticias EFE, los líderes recalcaron que la política aliada hacia Moscú consiste en combinar disuasión y diálogo, dejando bien claro que lo que se hace es intentar evitar un conflicto, no provocarlo.
Realizaron un análisis sobre las acciones de Rusia en países vecinos como Ucrania, Georgia o Moldavia, así como los de los Balcanes y expresaron su convencimiento de que Moscú probablemente va a intentar explotar las vulnerabilidades de todos ellos.

Ucrania.
Respecto a Ucrania, apostaron sin fisuras por hacer que Rusia cumpla sus obligaciones en materia de seguridad.
Los dirigentes de la OTAN, en consecuencia, abogaron por mayor cooperación entre la Alianza y la Unión Europea para apoyar a esos países ante las presiones que sufren por parte de Rusia.
La Alianza informará de los resultados de esta cumbre a Moscú en el cuartel general de la organización en Bruselas el próximo miércoles, en una reunión a nivel de embajadores del Consejo OTAN-Rusia, una plataforma de diálogo que desea seguir utilizando.
Asimismo, muchos líderes de la Alianza, entre ellos el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendieron la importancia de respetar los valores que comparten los socios de la OTAN porque interpretan que la fuerza no está sólo en las capacidades militares, sino también en esos valores comunes.

Estado Islámico.
También ayer, la cumbre de la OTAN aprobó una ampliación de su programa de entrenamiento para el Ejército iraquí en la lucha contra el Estado Islámico (EI), que volverá a realizarse en suelo iraquí y no sólo en otros países.
La Alianza Atlántica accedió así, durante el último día de una cumbre en Varsovia, a una petición del primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, que había requerido más ayuda, explicó Stoltenberg.
Simultáneamente, la alianza militar aprobó definitivamente el uso de aviones de reconocimiento Awacs en la lucha contra la milicia terrorista Estado Islámico (IE) en Siria e Irak, accediendo así a una petición por parte de Estados Unidos.
Se prevé que los aparatos, equipados con instrumental de vigilancia de última generación monitoreen desde Turquía y la costa del Mediterráneo el espacio aéreo de Siria e Irak.

Migración.
En otro orden, la OTAN anunció la ampliación de su misión naval en el Mediterráneo para poder apoyar la operación de la Unión Europea “Sophia” delante de las costas libias, informó la agencia de noticias DPA.
Los barcos de la OTAN podrán en el futuro participar en la lucha contra la migración ilegal y la alianza podría intervenir también en controles al embargo de armas y a la formación de las fuerzas costeras libia.
La operación de la OTAN en el Mediterráneo se rebautizará con el nombre de “Sea Guardian” y tiene su origen en “Active Endeavour” aprobada tras los atentados de septiembre de 2001 en Estados Unidos que permitía únicamente la vigilancia del tráfico naval civil en el Mediterráneo. (Télam)

Compartir