Inicio El Mundo La red de túneles que Finlandia usará como "tumba nuclear" y que...

La red de túneles que Finlandia usará como «tumba nuclear» y que debe durar 100.000 años

Finlandia comenzó a trabajar en la posible solución a uno de sus problemas más históricos: el entierro de sus desechos atómicos de sus centrales nucleares que producen más del 30 por ciento de su energía.

Desde el inicio de la «era atómica» hace más de medio siglo, uno de los mayores problemas, sin solución hasta ahora, ha sido qué hacer con los residuos de los combustibles utilizados en las centrales nucleares.

Es un desafío no solo porque el material radiactivo remanente es altamente tóxico, sino porque su duración es tal que obliga a enfrentar escalas de tiempo inimaginables: ¿qué hacer o dónde poner una sustancia que puede constituir un riesgo para la vida por millones de años?, indica un artículo de la BBC MUNDO.

LARGO PLAZO.

Finlandia ha sido el primer país del mundo en comenzar a construir un «depósito permanente»: lo llaman «Onkalo» y consiste en un enorme sistema subterráneo con el que esperan que los desechos puedan ser conservados -al menos eso creen sus diseñadores- por 100 milenios.

La Autoridad de Seguridad Radiológica y Nuclear de Finlandia indicó que espera que el depósito, cuyo costo está estimado en los US$3.400 millones y será financiado a través de impuestos a las empresas eléctricas, entre en funcionamiento en 2023.

Sin embargo, no esperan que la amplia red de túneles esté terminada antes de 2120, cuando probablemente, ninguno de los que trabajan ahora en su construcción estará vivo para verla terminada.

El programa de eliminación de desechos atómicos del país nórdico comenzó en 1983 y fue entonces cuando se comenzaron a construir los dos sistemas de depósito de desechos atómicos con los que cuenta actualmente, ambos de tipo temporal.

En 1995, el gobierno creó la empresa Posiva Oy para implementar la eliminación geológica y, tras casi una década de estudios, la compañía presentó el diseño de esta red permanente de túneles para los desechos atómicos.

Las primeras tareas para la construcción de estas estructuras comenzaron en 2004, cuando se eligió el lugar y se comenzaron a realizar los trabajos y las investigaciones que darían paso a la excavación.

«Los años de investigación y desarrollo que han generado los procedimientos para la construcción de esta instalación nuclear adecuada al lecho rocoso finlandés han culminado en este momento», dijo el gerente de construcción de Posiva, Juha Riihimäki, al iniciar las obras a inicios de mayo.

PEQUEÑOS REACTORES.

El programa de gestión de desechos nucleares de Finlandia se inició en 1983, poco después de que entraran en funcionamiento sus cuatro reactores nucleares actualmente operativos.

Pero la búsqueda de una solución para los desechos atómicos se comenzó a volver más urgente a medida que el país comenzó plantearse renunciar a la energía producida por fuentes contaminantes, que incluye también el desarrollo de una quinta planta nuclear para abastecer su territorio.

Según Energy for Humanity, varias ciudades finlandesas están evaluando la viabilidad de utilizar pequeños reactores modulares (un nuevo diseño de reactor nuclear más compacto) en lugar de combustibles fósiles para generar la electricidad necesaria para la vida urbana, lo que reduciría las emisiones pero crearía mayores desechos atómicos.

Algunos países envían a otras naciones su basura nuclear, pero las leyes finlandesas establecen que la responsabilidad sobre estos residuos es de las empresas eléctricas y que deben procesarse dentro de las fronteras nacionales.

POLEMICAS.

El proyecto de túneles, sin embargo, no ha estado exento de polémica por una de sus principales premisas: su duración.

Hace unos años, un grupo de investigación del Real Instituto de Tecnología de Estocolmo, en Suecia (el otro país que ha mostrado intención de iniciar un proceso similar), publicó un estudio en el que aseguraba que las cápsulas de cobre no eran resistentes a la corrosión por tantos miles de años como las compañías encargadas del proyecto aseguran.

Aunque estudios posteriores han refutado esa afirmación, la incertidumbre sobre qué pasará en el tiempo y hasta qué punto se está enterrando una catástrofe ambiental en potencia siguen sin resolverse.

Y es que se calcula que Onkalo tendrá almacenamiento suficiente para un lapso de un siglo, después de lo cual se realizaría el encapsulamiento final y el acceso al túnel será rellenado y sellado.