La Selección Alemana se tensiona tras una pelea entre compañeros en plena práctica

La Selección Alemana de fútbol tiene una serie de características fundacionales: su fortaleza mental, su espíritu aguerrido y su temperamento duro como cemento. Estas virtudes llevaron a convertirla en el combinado futbolístico más temible de los últimos tiempos.

No obstante, a veces estas cualidades pueden traer problemas. Y así quedó demostrado en el último entrenamiento de los dirigidos por Joachim Löw.

Los jugadores Joshua Kimmich y Antonio Rüdiger protagonizaron una violenta pelea y Julián Draxler tuvo que ser atendido por los médicos al ser víctima de un duro golpe durante la última práctica que se llevó a cabo este martes en el Die Mannschaft.

En las fotos filtradas, según Infobae, se puede observar al lateral derecho del FC Bayern Munich y al jugador del Chelsea cara a cara y a punto de tomarse a golpe de puños. Fue el histórico Miroslav Klose, ex delantero de la selección, y actual colaborador del DT, quien tuvo que intermediar para calmar los ánimos.

Kimmich, de 1.76 metros, no tuvo temor de encarar a Rüdiger, de 1.91, pero por suerte, para el entrenador, la pelea no pasó a mayores.

No fue el único incidente de una práctica con rudeza.

Draxler tuvo que ser atendido por el equipo médico tras ligarse un codazo certero en una disputa por el balón. El golpe se lo dio Leroy Sané aunque fue casual, sin intención, y no hubo mayores problemas.

Alemania, actual campeona del mundo, tendrá ocasión de tomar impulso en un grupo F teóricamente a su medida, donde México y Suecia figuran como principales rivales, con Corea del Sur en calidad de outsider. (NA, Infobae)