La Torre de Pisa estaría cada día menos inclinada

La Torre de Pisa, que está ubicada en la ciudad homónima de Italia, está cada día menos inclinada, en virtud de los trabajos que se iniciaron hace 17 años y que lograron reducir su inclinación en cuatro centímetros, según informó el medio español “20 minutos”, basándose en el último informe del Grupo de Supervisión del monumento.

Nunziante Squeglia, profesor de geotécnica de la Universidad de Pisa e integrante del mencionado grupo, detalló que en los últimos 17 años se logró enderezar la construcción en un promedio de entre 1 y 2 milímetros al año.

Asimismo, reveló que “la estabilidad que ha conseguido el campanario es mejor de lo previsto”, pero adelantó que la Torre no perderá su atractivo turístico ya que seguirá inclinada por mucho tiempo más.

En el año 1993, el monumento llegó a tener una diferencia de más de 4,47 metros entre su parte superior y su base, lo que llevó a pensar en un peligro de derrumbe. Tal es así que en 1998 se tomó la determinación urgente de colocar cuatro cables de acero, de 100 metros de largo y con cuatro toneladas de peso cada uno, que actuaron como tirantes.

Más tarde se iniciaron los trabajos para enderezar la construcción que consistieron en colocar toneladas de tierra bajo el campanario, en la parte contraria a la inclinación, para que el edificio cediera sobre ese lado y se asentara.

El sitio Wikipedia detalla que la Torre de Pisa en realidad es la torre campanario de la Catedral de Pisa, la cual se comenzó a inclinar casi al mismo tiempo que se terminó su construcción: agosto del año 1173.

Posee una altura de 55,7 a 55,8 metros y se calcula que pesa alrededor de 14.700 toneladas. Está dividida en ocho niveles y su escalera interna contiene un total de 294 escalones.

Foto: www.elsol.com.ar