Inicio El Mundo La UE estudia la Sputnik V

La UE estudia la Sputnik V

EN MEDIO DE UN REPUNTE CASOS, MOSCU ADELANTO QUE ENVIARA PARA 50 MILLONES DE DOSIS

En medio de un nuevo repunte de los casos en Europa después de seis semanas de baja sostenida y de la primera prohibición de exportación de dosis desde el continente, el ente regulador de la Unión Europea (UE) anunció ayer que empezó a examinar la vacuna rusa Sputnik V para su eventual aprobación. En ese sentido, Moscú adelantó que está dispuesta a enviar dosis para 50 millones de personas a partir de junio. En el último día, el mundo reportó 381.590 contagios de coronavirus y 10.303 decesos, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins, elevando los totales a más de 115,3 millones y 2,56 millones, respectivamente, en un momento en el que la mutación británica del virus predomina en varios países de Europa.

Propagación.
«La semana pasada, los nuevos casos de Covid-19 en Europa aumentaron un 9% hasta alcanzar un poco más de un millón. Esto pone fin a un prometedor descenso de seis semanas», lamentó ayer el director para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Hans Kluge, en conferencia de prensa.
Por su parte, la vocera de la Oficina Europea de la OMS, Catherine Smallwood, alertó sobre un aumento de la variante británica en Europa occidental y central. Comunicó que ya es predominante en Reino Unido y Dinamarca, y advirtió que se presenta «un cuadro similar en Alemania, donde la propagación de B117 (esta nueva cepa) se acerca al 50% y tiende a exceder este indicador».

Sputnik V.
En tanto, mientras la Agencia Europea del Medicamento (EMA) se encuentra en proceso de revisión rápida del antígeno de Curevac desde mediados de febrero, comunicó ayer que empezó a examinar la vacuna rusa Sputnik V, etapa crucial con vistas a su aprobación en la UE. Ante este anuncio, el Fondo de Inversión Directa de Rusia, Kirill Dmitriyev, declaró que su país está dispuesto a suministrar dosis para 50 millones de europeos a partir de junio. Rusia ya inmunizó a 2 millones de personas con las dos dosis de la Sputnik V y casi el mismo número recibió la primera dosis, informó ayer el presidente Vladímir Putin, citado por la agencia Sputnik, y remarcó que no causó ningún efecto secundario grave.
Asimismo, Putin saludó la cooperación de los científicos rusos con la farmacéutica sueco-británica AstraZeneca, una empresa que se acercó al Centro Gamaleya que produjo la Sputnik V para elaborar un fármaco de producción conjunta y aumentar la seguridad de su propia vacuna.

Alianzas.
En paralelo y ante el contexto global cada vez más complejo, Israel, Austria y Dinamarca anunciaron una alianza para desarrollar y producir una nueva generación de fármacos contra el coronavirus, iniciativa criticada por Francia, que consideró que el «marco europeo» era más apropiado para garantizar la «solidaridad» dentro de la UE. «No sabemos por cuánto tiempo será eficaz la vacuna. Acaso seis meses, un año, dos años, más o menos, no lo sabemos y por ello debemos proteger a nuestras poblaciones contra el resurgimiento de la pandemia o mutaciones», declaró ayer el premier israelí, Benjamin Netanyahu.

Contra las variantes.
Por otra parte, los gobiernos de Reino Unido, Canadá, Australia, Suiza y Singapur acordaron aprobar de forma acelerada las nuevas generaciones de vacunas contra las variantes del coronavirus, informó ayer un consorcio que agrupa a los reguladores de medicamentos de estos cinco países. «Las vacunas contra la Covid-19 ya autorizadas, que están siendo modificadas para actuar con las nuevas cepas, no requerirán una nueva aprobación completa o ‘largos’ estudios clínicos», informó un comunicado del regulador británico MHRA, asociado al consorcio ACCESS con las agencias de los otro cuatro países.
Esta decisión se fundamenta en el procedimiento que ya se aplica a las vacunas de la gripe, modificadas cada año para hacer frente a las nuevas cepas del virus, señala la agencia de noticias AFP. Según el comunicado, los fabricantes de vacunas deberán aportar «pruebas sólidas» de la respuesta inmunitaria producida por el inyectable modificado, sin tener que pasar por los «largos» ensayos clínicos. (Télam)