La campaña electoral griega ingresó en una áspera semana

Con el mayor partido de izquierda, Syriza, liderando todas las encuestas, la campaña electoral griega ingresó ayer en una áspera semana, en la que los mensajes polarizados y del miedo son el formato dominante en busca de los indecisos, de cara a los comicios del próximo domingo 25.
Como en toda elección polarizada, el común denominador entre los dos rivales con más posibilidades -el líder izquierdista Alexis Tsipras y el actual primer ministro, Antonis Samaras (Nueva Democracia – ND)- es la búsqueda de apoyos de los indecisos, ubicados en el centro del arco político.
Estos comicios griegos están en el foco de la agenda europea porque podrían marcar un giro en la relación del país heleno con los organismo financieros internacionales y con los mecanismos para enfrentar la deuda, además de impactar en otros comicios del continente, como los que ocurrirán en Suecia, España y Reino Unido.

Críticas.
Mientras Syriza busca despejar dudas sobre su espíritu proeuropeo y centra sus críticas a los programa de la troika de acreedores -la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)-, los conservadores de Nueva Democracia atizan la idea de que una victoria de la izquierda pueda “poner en peligro la economía”.
La estrategia del miedo rindió sus frutos en las elecciones de junio de 2012, cuando Tsipras se perfilaba como un contendor preocupante para ND, pero un 22 % de los indecisos finalmente optó por votar a los conservadores, mientras solo un nueve por ciento se decantó a favor de Syriza.
Con ese resultado en la memoria, el líder izquierdista prometió que no sólo no saldrá de la eurozona, como muchos sostienen en los medios europeos, sino que garantizará los depósitos bancarios dentro de Grecia, otro de los miedos esbozados dentro del bloque y que hicieron caer las bolsas de la región en las últimas semanas.
“Syriza sólo es un riesgo para los oligarcas que saquearon el país, no para la inmensa mayoría de nuestro pueblo. Para la clase media, la clase trabajadora y las clases populares, el riesgo es el propio Samaras. El riesgo es la continuación del Memorando”, aseguró Tsipras ayer en un acto electoral en el oeste del país, en referencia al rescate acordado con la troika.
Según un análisis que promedia sondeos publicados por 12 institutos demoscópicos y una universidad, realizados entre el 7 y el 15 de enero, Syriza mantiene una ventaja sobre Nueva Democracia del 4,5%. (Télam)