Inicio El Mundo Lanzaron un misil prohibido

Lanzaron un misil prohibido

EE.UU. PROBO UN PROYECTIL QUE VIOLA EL TRATADO DE DESARME NUCLEAR

Según un comunicado del Departamento de Defensa, el lanzamiento se realizó desde la base Vandenberg de la Fuerza Aérea, al norte de Los Ángeles y cayó en el océano Pacífico, al oeste del país. «El misil de prueba salió de su plataforma estática de lanzamiento y cayó en mar abierto después de volar más de 500 kilómetros», añadió el Pentágono. Subrayó, además, que «los datos recopilados y las lecciones aprendidas de esta prueba» darán información al «Departamento de Defensa sobre las capacidades futuras del medio alcance».
Este es el segundo test que realiza el Pentágono que bajo el INF, del que Estados Unidos se retiró el pasado 2 de agosto, hubiese estado prohibido. El primero fue con un misil de crucero, también desde California, el pasado 19 de agosto.

Tratado.
El tratado fue suscripto por Estados Unidos y Rusia (entonces la Unión Soviética) en 1987 y estipulaba la destrucción por parte de los firmantes de los misiles balísticos y de crucero lanzados desde tierra de corto y mediano alcance, es decir con rangos de entre 500 y 5.500 kilómetros.
Washington se retiró del tratado después de denunciar la negativa de Moscú de destruir un misil de crucero Novator 9M729 (SSC-8, según la clasificación de la OTAN) que, según Estados Unidos, viola las condiciones del pacto al tener un alcance de más de 500 kilómetros.

Denuncia.
En tanto, ayer Rusia denunció que con esa prueba, Estados Unidos mostró claramente su condición de destructor del Tratado de Armas nucleares de mediano y corto alcance (INF). «De ninguna forma me considero un especialista en técnica coheteril, pero queda claro que Washington realizó la preparación del citado misil hace mucho tiempo atrás, en un visible incumplimiento del INF», apuntó el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov.
Rusia denunció en reiteradas ocasiones que Estados Unidos violaba el mencionado tratado, el cual estipulaba la eliminación de todos los cohetes, convencionales o nucleares, con un alcance de entre 500 y cinco mil 500 kilómetros. De su lado, el ministerio ruso de Defensa indicó que los trabajos con el referido misil norteamericano se iniciaron en realidad desde 2017, en una fábrica de Rayton en Tucson, en el estado norteamericano de Arizona, para lo cual emplearon a unos dos mil trabajadores.

La televisión rusa mostró declaraciones de una senadora estadounidense que se refirió a la posibilidad de desplegar esos nuevos misiles, los cuales se supone poseen un alcance superior a 500 kilómetros y una velocidad de cinco mach, en bases del país norteño en Europa. Sin embargo, el rotativo The Drive considera que el Pentágono, cuya dirigencia asegura trabajó los últimos ocho meses en la creación del citado misil, en realidad efectuó una leve variación de un cohete interceptor norteamericano, elaborado en la década de 1990.
Los especialistas locales estiman que la prueba, aunque parece demostrar la violación por la Casa Blanca del INF, del cual apenas salió en agosto pasado, constituye un intento de orquestar una demostración de poder, en medio de la campaña electoral presidencial de 2020.

Cohetes rusos.
En su momento, el mandatario Vladimir Putin afirmó que Rusia de ninguna forma tiene la intención de desplegar sus futuros misiles de mediano y corto alcance en regiones donde estos no existen aún, y llamó a la Unión Europea a una moratoria de la presencia de estos cohetes. Sin embargo, Putin advirtió que en caso de una colación de los cohetes de mediano y corto alcance en las naciones europeas, éstas se convierten automáticamente en blanco del dispositivo de defensa ruso, además de los centros de donde puedan llegar las órdenes para su utilización.
Rusia se vio obligada a abandonar el INF, después que Estados Unidos anunció su salida de ese arreglo en agosto de este año, en medio de acusaciones lanzadas contra Moscú de violación de ese documento, algo que esta nación rechazó rotundamente. (Télam/Prensa Latina)