Inicio El Mundo "Las redadas fueron muy exitosas"

«Las redadas fueron muy exitosas»

EL PRESIDENTE TRUMP BLOQUEA EL ASILO POLITICO EN SU TERRITORIO

El gobierno de Estados Unidos anunció ayer que a partir de hoy bloqueará todos los pedidos de asilo político de inmigrantes que lo pidan en territorio norteamericano y no en un «tercer país seguro», en un nuevo intento por frenar la llegada masiva de personas, especialmente de centroamericanos, a la frontera sur con México.
Al mismo tiempo, México rechazó la posibilidad de convertirse en un «tercer país seguro» y Guatemala lo condicionó a la eventual aprobación de su parlamento.
En paralelo, el presidente Donald Trump resaltó las «muy exitosas» redadas iniciadas para deportar a «miles» de indocumentados, pese a que las autoridades no dieron detalles ni confirmaron que se hubiesen producido.
«Las redadas del ICE (Servicio de Inmigración y Aduanas) fueron muy exitosas; la gente entró en nuestro país de manera ilegal, a muchos de ellos se los llevaron el domingo», dijo Trump a los periodistas en un acto en la Casa Blanca.
Sobre el bloqueo a pedidos de asilo, la idea de un «tercer país seguro» significa un territorio en el que las personas en cuestión no corren peligro de muerte y, dado que esa definición es difícil de realizar de manera objetiva, Estados Unidos debe firmar un acuerdo que deje claras las condiciones y requisitos con ese país. Actualmente, solo Canadá es definido así.
«Un extranjero que entre o intente entrar en Estados Unidos a través de la frontera sur después de no haber solicitado protección en un tercer país fuera de sus países de ciudadanía, nacionalidad o de última residencia legal habitual que hubiese transitado en camino a Estados Unidos no es apto para asilo», explicó la nueva orden publicada en el Registro Federal y que entrará en vigor el martes, según la agencia de noticias EFE.

Refuerzan frontera.
Hasta ahora, la legislación estadounidense no prohibía el asilo político dependiendo de la ruta del migrante. El objetivo de la nueva norma es evitar que miles de centroamericanos sigan cruzando esa región y México para llegar a la frontera sur estadounidense, como sucede hace años y parece haber recrudecido en los últimos tiempos.
Hace unas semanas, el gobierno de Trump firmó un acuerdo con el presidente de México, Andrés López Obrador, para que reforzara su frontera sur con Guatemala, se considerara a todos los países centroamericanos como un mismo bloque en la ruta migratoria y recibiera a personas que solicitan asilo en Estados Unidos y esperan el resultado de ese largo proceso.
No obstante, México descartó que vaya a convertirse en «tercer país seguro». Eso «significa que México tramite en territorio mexicano el proceso de asilo para entrar a Estados Unidos y esto no va a ocurrir con esta norma», advirtió esta tarde el canciller Marcelo Ebrard en conferencia de prensa.
Además, Washington presiona públicamente al gobierno de Guatemala para que acepte un acuerdo de «tercer país seguro», algo que se esperaba que los presidentes Jimmy Morales y Trump anunciaran juntos hoy en la Casa Blanca, pero el guatemalteco canceló la reunión porque la Corte de Constitucionalidad de su país había admitido ayer un recurso que frenó el entendimiento.

Excepciones.
La Corte condicionó un eventual acuerdo migratorio a que reciba el visto bueno de los diputados en una votación previa. La nueva norma que bloquea el pedido de asilo político en territorio estadounidense también incluye a menores de edad que cruzan la frontera solos.
Las únicas excepciones son si un inmigrante llega al país en contra de su voluntad, dentro de un sistema de tráfico de personas; si los países que atravesó el extranjero no son signatarios de los acuerdos que defienden a los refugiados -algo que no sucede con ninguno de los territorios vecinos de Estados Unidos- o si el solicitante pidió protección en una tercera nación y le fue negada.
El secretario de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, defendió la nueva norma -que no debe pasar por el Congreso porque no es una ley- y prometió que reducirá las «abrumadoras cargas causadas por los solicitantes de asilo que no buscan protección urgente en el primer país disponible, migrantes económicos que carecen de un miedo legítimo a ser perseguidos».
(Télam)