Las últimas palabras escritas del misionero asesinado por una tribu

John Allen Chau, de 26 años, quería convertir a los miembros de una tribu que habitan una de las islas más remotas de India. Sin embargo, fue interceptado y asesinado por los miembros de una tribu de cazadores y recolectores de las Islas Andaman, en la Bahía de Bengala.

El misionero sabía que a cada paso se enfrentaba a peligros mortales. Sus últimas palabras escritas fueron: “Dios, no quiero morir”. El joven publicaba cada incursión en su cuenta de Instagram. Pero la última no pudo registrarse.

“Ustedes podrían pensar que estoy loco por todo esto, pero creo que vale la pena declarar a Jesús a estas personas. Dios, no quiero morir”, escribió en una última nota a su familia el 16 de noviembre, poco antes de dejar el bote de pesca para conocer a los miembros de la tribu. Esa decisión le costó la vida.

Quienes mataron a Chau pertenecen a la tribu de Sentineleses. Sus integrantes han permanecido aislados durante siglos y tomaron la presencia de Chau como una amenaza. La Isla Sentinel del Norte está fuera del alcance de los visitantes y turistas para las leyes indias. El joven de Vancouver fue allí sabiendo que podía morir. (Infobae)