sábado, 21 septiembre 2019
Inicio El Mundo Lula da Silva brindó una entrevista desde la cárcel

Lula da Silva brindó una entrevista desde la cárcel

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva afirmó este viernes que Brasil es gobernado por «una banda de locos», en una entrevista concedida a los periódicos El Pais y Folha de S.Paulo en la cárcel donde purga una pena de 8 años y 10 meses de prisión.

El exmandatario, de 73 años, reiteró que es inocente y dijo estar «obsesionado» con probar la «farsa» judicial que lo mantiene tras las rejas desde hace un año bajo cargos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

«Sé muy bien el lugar que la historia me reserva. Y sé también quién estará en el basurero», afirmó Lula, a quien el encierro del último año en Curitiba no parece haberle afectado el carisma ni la vitalidad, según fragmentos de la entrevista filmada, divulgados por la edición brasileña de El País.

«No puede ser que este país esté gobernado por esa banda de locos (…). El país no se merece eso y sobre todo el pueblo no se merece eso», afirmó Lula citado por Folha de S. Paulo, en referencia al gobierno del ultraderehchista Jair Bolsonaro. El exmilitar asumió el poder en enero tras vencer en las elecciones de octubre a Fernando Haddad, designado candidato del Partido de los Trabajadores tras la impugnación judicial de Lula.

Lula lloró en la entrevista al recordar a su nieto Arthur, fallecido en febrero pasado, y dijo que sus hijos están «mal económicamente» porque él tiene todos sus bienes embargados por orden de la Operación Lava Jato.

«Yo me quedaría en la cárcel unos 100 años, pero no cambio mi dignidad por la libertad», afirmó. Y agregó que espera que el Supremo Tribunal Federal «lea el proceso y vea que no hay pruebas para condenarme».

Sobre sus futuros juzgadores, recordó: «Es una Corte que se enfrentó a la Iglesia Católica al votar por células madre, que se enfrentó al agronegocio del arroz para demarcar tierras indígenas, que le dio luz verde a los cupos universitarios para negros».

«No tengo problema en quedarme acá preso para el resto de la vida. Quien no duerme bien es Moro o el fiscal Dallagnol, que hace negocios personales con Lava Jato», acusó en otro tramo de la entrevista, y calificó a la operación anticorrupción como parte de un «mesianismo ignorante».

«Reafirmo mi inocencia, comprobada en diversas acciones», agregó. 
Según Lula, lo que lo mantiene vivo «es el compromiso con Brasil y con el pueblo».
Con la reducción de pena Lula está en condiciones de salir en setiembre próximo para un régimen domiciliario. (NA y Télam)