Inicio El Mundo Más víctimas que en el 11-S

Más víctimas que en el 11-S

CUARENTENA DEPENDERA DE LOS GOBERNADORES

La pandemia ya dejó más muertos en Nueva York que los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas, informaron las autoridades al anunciar un nuevo récord diario que elevó la cifra a más de 3.200. Sus 383.256 infectados, convierten en epicentro global del Covid-19 a Estados Unidos, donde la cifra de muertes llegó a 12.021, según la universidad Johns Hopkins.
A pesar de la acelerada expansión del virus y los cálculos de la Casa Blanca, que espera al menos 100.000 víctimas fatales, Donald Trump, rechazó declarar una cuarentena nacional y trasladó esa decisión a los gobernadores. Hasta ayer, la gran mayoría de los 50 estados y diversas ciudades y condados habían declarado el aislamiento socia, y más del 90 por ciento de la población (300 millones de personas) se encuentra recluida.

«ONU chinocéntrica».
El presidente de EEUU volvió a generar polémica al acusar de «chinocéntrica» a la Organización Mundial de la Salud (OMS) por sus «equivocadas» recomendaciones para combatir la pandemia. «La OMS metió la pata. Por alguna razón, financiada ampliamente por Estados Unidos, es chinocéntrica. Revisaremos esto», tuiteó el magnate. Trump había llamado «virus chino» al Covid-19 y también llegó a comparar su fatalidad con las muertes por accidentes de tráfico.
Y sin embargo, la gestión del republicano sigue sumando apoyo popular, reforzando su posición crítica hacia algunos gobernadores, como el de Nueva York, que enfrenta el foco principal del brote. Con 727 muertes la capital del mundo registró ayer nuevo récord de muertos por coronavirus y suma ya 3.202 víctimas fatales, superando los 2.753 fallecimientos del 11-S.
Nueva York detectó su primer infectado a finales de febrero. Desde entonces, el avance desenfrenado de la epidemia concentró el 30 por ciento de las muertes del país en esta ciudad, paralizada por cuarentena total desde el 22 de marzo.

Boris estable.
El primer ministro británico, Boris Johnson, se mantuvo estable en su primer día en terapia intensiva (con oxígeno pero sin respirador), mientras el país alcanzó un nuevo récord de 786 muertos por Covid-19 en una jornada. La cifra alcanzó a 6.159 víctimas y hay más 55.200 infectados, con 3.000 casos detectados ayer. A pesar de las cifras, el gobierno se mantiene optimista: su principal asesor científico, Patrick Vallance cree que Reino Unido comenzó a aplanar la curva de la epidemia. Así lo explicó ante el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, a cargo del Ejecutivo. El primer ministro permanece estable, no padece neumonía ni fue conectado a un respirador.

Se agrava en Francia.
El gobierno francés advirtió que la pandemia sigue en «su fase de agravamiento», cuando el número de muertos superó los 10.000. El ministro de Salud, Olivier Véran, consideró prematuro levantar la cuarentena, porque «no llegamos aún al pico epidémico», y destacó que el confinamiento resulta «más necesario que nunca» porque cada día aumentan los enfermos en cuidados intensivos, área clave del sistema de salud en esta pandemia.
Francia lleva 22 días de confinamiento y se espera que las medidas sean cada vez más rígidas en París, donde ayer también fue restringido el horario de salidas para hacer gimnasia. Con 1.427 nuevas muertes, Francia superó los 10.000 fallecimientos, informó el director general de Sanidad, Jérôme Salomon, quien agregó que hay 7.000 pacientes en UTI. Ayer se registraron 3.777 nuevos casos, y los infectados suman ya 78.167.
Por ahora, el confinamiento está programado hasta el 15 de abril, pero se espera que el primer ministro, Edouard Philippe, o el presidente Emmanuel Macron, anuncien su prolongación.

Alerta en Tokio.
El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, declaró formalmente la alerta sanitaria en varias regiones del país, ampliando las facultades de sus autoridades para combatir la propagación del virus. La medida, conocida en Japón como estado de emergencia, fue anunciada luego de una reunión con el equipo designado para gestionar la crisis y con el respaldo del parlamento nipón.
La emergencia entró en vigencia ayer en el área metropolitana de Tokio y otras seis prefecturas del país, se prolongará hasta el 6 de mayo e implicará una serie de restricciones para ciudadanos y empresas. Además de ordenar el aislamiento, las autoridades podrán cerrar colegios, locales comerciales y centros recreativos, deportivos y/o culturales. (Télam-EFE)