viernes, 18 septiembre 2020
Inicio El Mundo Masivas protestas en Líbano

Masivas protestas en Líbano

DENUNCIARON QUE POLICIA REPRIMIO CON BALAS REALES

El primer ministro libanés, Hassan Diab, propuso ayer elecciones legislativas anticipadas, luego de una intensa jornada de protestas antigubernamentales en Beirut, en las que manifestantes intentaron tomar al menos cuatro ministerios, ante la creciente indignación contra la clase política tras la catastrófica explosión que esta semana devastó parte de la capital. Mientras miles de personas exigían la «caída del régimen» en la céntrica plaza de los Mártires, epicentro de las protestas en Beirut, el premier anunciaba en un discurso televisado que propondría la convocotaria de comicios anticipados como salida a la crisis «estructural» en el país.
«Asumimos nuestras responsabilidades y sabíamos que el país estaba en un estado de colapso político, financiero y administrativo», admitió Diab. «Sin embargo, solo podremos salir de la crisis estructural en Líbano organizando elecciones legislativas anticipadas para producir una nueva clase política», agregó.

Indignación popular.
El líder del Gobierno, que formó su gabinete en enero pasado tras la renuncia en octubre de Saad Hariri por la presión de una ola de protestas antigubernamentales, dijo que enviaría la propuesta el lunes al Consejo de ministros y que estaba dispuesto a permanecer dos meses en el poder hasta lograr un acuerdo de las fuerzas políticas al respecto; algo que aún no está claro. Aún es temprano para saber si el anuncio logrará calmar la bronca de los libaneses, hastiados por una crisis económica inédita que desembocó en octubre pasado en un movimiento de protesta contra el sistema político, considerado como corrupto e incompetente, pero que perdió fuerza con la pandemia del coronavirus.
La explosión del pasado martes, que dejó al menos 158 muertos, más de 6.000 heridos y cientos de miles de personas sin hogar, reavivó la indignación popular, que se vio reflejada ayer en las calles de la capital. Bajo el lema «El día del juicio», miles de personas -algunas con tapabocas- gritaban al unisono «venganza hasta la caída del régimen».

Levantamiento.
Entre los manifestantes, el exgeneral Sami Rammah llamaba a un levantamiento y a la persecución de «todos los corruptos», mientras que ciudadanos descolgaban y pisaban retratos del presidente Michel Aoun. Durante la convocatoria hubo enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad, que lanzaron gases lacrimógenos, y algunos manifestantes, que respondieron lanzando piedras. Según denunciaron periodistas presentes, la policía reprimió con balas reales.
Mientras manifestantes dirigidos por militares jubilados lograron ocupar la Cancillería, a la que proclamaron «cuartel general de la Revolución», pero fueron desalojados por el Ejército. La elección de esa cartera como «sede revolucionaria» se debe a que, un día antes de la trágica explosión, el canciller Nassif Hitti presentó su renuncia denunciando la falta de voluntad para implementar reformas en el Gobierno. (Télam)