May viajo a Escocia

DESCARTO NUEVO REFERENDUM

La primera ministra Theresa May, aseguró ayer a su par escocesa, Nicola Sturgeon, que no va a desencadenar el artículo 50 hasta que se haya acordado “un enfoque de todo el Reino Unido” para iniciar las negociaciones sobre la salida de la Unión Europea (UE) y descartó la posibilidad de otro referéndum de independencia en Escocia.
Tras reunirse con Sturgeon, la líder conservadora subrayó que quiere que el gobierno escocés esté muy implicado en las negociaciones con Bruselas para la salida del Reino Unido de la UE, según se aprobó en el referéndum celebrado el pasado 23 de junio.
May viajó ayer en su primera visita oficial a Escocia, donde se impuso con amplitud el voto contra el Brexit, con la intención de acercar posiciones con la ministra principal escocesa, del Partido Nacional Escocés (SNP).
La primera ministra hizo estas declaraciones después de una reunión de casi una hora con Sturgeon, quien dejó en claro que se abre otra vez la posibilidad de realizar un segundo referéndum por la independencia escocesa, luego del que diera resultado negativo para los independentistas en 2014, ante la nueva coyuntura de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, a la que Escocia quiere seguir perteneciendo.
May por su parte, se mostró abierta a estudiar posibilidades y todas las opciones posibles, pero ante todo pidió “salvaguardar la unidad” de Gran Bretaña y dejó entrever que se opondrá a que se convoque a un nuevo referéndum por la independencia en Escocia, al señalar que los escoceses ya votaron sobre ese asunto en 2014.
La elección de May de Edimburgo para realizar su primera visita oficial como primera ministra destaca el sentido de urgencia del gobierno de Westminster en mantener el Reino Unido juntos después de que los escoceses votaran 62% a 38% para permanecer en la UE.
Las dos mujeres posaron para los fotógrafos fuera de la residencia oficial escocesa antes de comenzar su reunión. (Télam)

Compartir