Inicio El Mundo Mejora el argentino en Japón

Mejora el argentino en Japón

LOS ULTIMOS ESTUDIOS DIERON NEGATIVO A LA PRESENCIA DEL VIRUS

El argentino que fue internado en Japón por contagio de coronavirus a bordo de un crucero amarrado y en cuarentena en el sur de ese país, «no tiene más el virus» ya que dio «negativo» el último test, informaron fuentes del Ministerio de Salud de la Nación. Ante la consulta de si seguirá internado, las fuentes señalaron que entienden que le deben seguir haciendo «isopado» aunque por ahora esto es sin confirmación.
Además del adulto en tratamiento, otros siete argentinos siguen en cuarentena a bordo del crucero Diamond Princess, amarrado en el puerto japonés de Yokohama, donde luego de 1.219 test se llevaban detectados hasta ayer 355 infectados entre más de 3.700 personas que había a bordo cuando las autoridades niponas decretaron la cuarentena el pasado 3 de febrero. La cuarentena a bordo del Diamond Princess concluye el próximo miércoles, 19 de febrero.

Primeras medidas.
Tras semanas de silencio y acumulación de críticas desde las potencias occidentales, el presidente chino, Xi Jinping, contó que tomó las primeras medidas para contener el virus coronavirus en los primeros días de enero, cuando aún no se había declarado oficialmente el brote. Xi dijo que dio la primera orden de contención a gran escala «para controlar el nuevo brote de coronavirus» en la ciudad de Wuhan durante una reunión del Politburó, el máximo órgano del Partido Comunista, el 7 de enero pasado, según el discurso difundido que lleva fecha del 4 de febrero.
Para el 7 de enero, el coronavirus aún no había sido identificado como tal por las autoridades y solo se conocía que existían 59 «casos de neumonía», siete en estado grave, y 121 personas en cuarentena, según las estimaciones publicadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en esos días. «El 22 de enero, a la luz de la rápida propagación de la epidemia y de los desafíos de prevención y control, exigí de manera clara que la provincia Hubei implementara controles integrales y estrictos sobre los movimientos de las personas», recordó Xi en su discurso. Un día después, la ciudad de Wuhan, la capital de Hubei, se convirtió en la primera urbe de China aislada, una decisión que luego se replicaría a otras en el país.

Sanciones.
El discurso de Xi se conoció ayer luego que los medios estatales chinos informaran de las primeras sanciones a autoridades políticas por la gestión de la epidemia, que ya se propagó a países vecinos y a otros continentes, aunque con una mortalidad aún muy acotada. El gobierno chino removió al jefe del Partido Comunista de la Comisión de Salud en la provincia de Hubei, Zhang Jin, y su director Liu Yingzi.
Además, fueron «penalizados» 337 funcionarios en Hubei, seis de ellos despedidos por «incumplimiento del deber» y varias autoridades de la Cruz Roja china en ese distrito fueron removidos. (Télam)