Nicolás Maduro advirtió a CNN

El gobierno de Venezuela acusó ayer al de Estados Unidos de haber cometido “una nueva y grosera injerencia” y advirtió a la televisora CNN que la expulsará del país “si no cesa la propaganda de guerra”, mientras el líder opositor Henrique Capriles sugirió la posibilidad de un “autogolpe” de estado y el movimiento estudiantil pidió la mediación de la Iglesia para superar la situación política.
Caracas rechazó ayer como “una nueva y grosera injerencia” en sus asuntos internos el pedido hecho por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para que libere a “todos los detenidos” por manifestaciones callejeras, así como la recomendación de que el mandatario Nicolás Maduro debería “preocuparse por su gente”.
Más tarde, en un acto realizado frente al palacio presidencial de Miraflores, transmitido una vez más por cadena nacional, Maduro profundizó la tensión con el gobierno estadounidense al repudiar por “mentirosa” la cobertura que está haciendo CNN de esta crisis venezolana y la conminó a que “o se rectifica o se va de Venezuela”.

Muerte.
En el plano interno, en línea con lo que dijo el miércoles Maduro, el ministro de Interior y Justicia, general Miguel Rodríguez Torres, afirmó que la bala que mató a la modelo Génesis Carmona “salió de sus propias filas”.
“Ya hay testigos que así lo señalan, testigos de la misma agrupación con la que ella andaba, que vieron quién la asesinó”, agregó Rodríguez Torres en el estado Táchira, donde lanzó un “plan integral” para contener los enfrentamientos, que entre otras medidas suspende el permiso para portar armas.
Las afirmaciones de Rodríguez Torres provocaron la reacción del Movimiento de Jóvenes y Estudiantes de Carabobo, quienes responsabilizaron al gobierno por la muerte de la joven de 22 años. “Falta que nos siembren armas y a ella la acusen de cualquier delito; la maldad no tiene límites”, dijo el estudiante Carlos Rodríguez durante el multitudinario sepelio de la joven en Valencia, la capital carabobeña.

López.
La ministra de Comunicación, Delcy Rodríguez, confirmó que se detectaron comunicaciones en las que dirigentes de la derecha planeaban asesinar al detenido líder opositor de Voluntad Popular, y anticipó que en las próximas horas dará detalles de la investigación. En tanto, la Justicia afirmó que Leopoldo López permanecerá en una prisión militar al menos 45 días y confirmó que se le retiraron los cargos de “homicidio” y “terrorismo”, aunque no los otros que podrían costarle diez años de cárcel.
López seguirá alojado en la cárcel para procesados militares de Ramo Verde, en la ciudad vecina de Los Teques, y la jueza Ranelys Tovar determinó que será enjuiciado estando preso, no en libertad. La medida contra el dirigente mantuvo viva la ola de protestas en Caracas y otras ciudades, que en una semana dejó seis muertos y más de 100 heridos y detenidos.
Rodríguez, además, denunció que las redes sociales son utilizadas por grupos que intentan desestabilizar el país para crear angustia en la población. (Télam)