Inicio El Mundo No se sacaron diferencias

No se sacaron diferencias

ALEMANIA: LA SOCIALDEMOCRACIA AVENTAJABA POR POCO

La socialdemocracia aventajaba ajustadamente a la coalición democristiana-socialcristiana en el escrutinio de las elecciones de ayer en Alemania, de modo tal que los líderes de ambos sectores reivindicaron anoche la intención de encabezar el gobierno de coalición que sucederá al de la canciller Angela Merkel tras 16 años. El Partido Socialdemócrata (SPD) reunió -hasta el cierre de esta edición- el 25,5% de los votos contra 24,5% de la coalición formada por la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y la Unión Social Cristiana (CSU), según proyecciones de resultados que todavía eran provisionales.
Según esos guarismos, el SPD obtendría 204 bancas en el Bundestag (cámara baja del parlamento) y la alianza CDU-CSU tendría 197, sobre 730 escaños totales, según la agencia de noticias DPA. El candidato a canciller de SPD, Olaf Scholz, afirmó que su partido logró un «gran éxito» y se manifestó dispuesto a «formar gobierno». «Por supuesto que estoy contento con los resultados electorales; muchos votantes dejaron bien claro que quieren un cambio en el gobierno y que el próximo canciller debe ser Olaf Scholz», dijo de sí mismo.

Coalición.
Mientras tanto, el candidato a canciller de CDU-CSU, Armin Laschet, convocó a los demás partidos a formar una coalición «contra un gobierno de izquierda». «Un voto a la Unión es un voto contra un gobierno federal de izquierda, por eso vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para formar un gobierno federal liderado por la Unión», remarcó.
Laschet dijo que esa nueva alianza debería llamarse «Coalición Futuro», e incluir al Partido Liberal Demócrata (FDP) y a Los Verdes. El líder de la CSU, Markus Soeder, interpretó que los resultados son un revés para Scholz porque este prefería formar una coalición de gobiernos con ecologistas y La Izquierda. Hasta anoche, ninguno de los dos grandes partidos había mencionado la posibilidad de reeditar la gran coalición entre SPD y CDU-CSU que dominó la escena política alemana en los últimos ocho años.

Votos.
Detrás de los dos grandes partidos quedaban Los Verdes (13,8% de los votos y 114 bancas), el FDP (11,7% y 91 diputados), la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD, 10,9% y 83 escaños), y La Izquierda (5% y 40 asientos). La líder de Los Verdes y también candidata a canciller, Annalena Baerbock, admitió que su fuerza resultó derrotada y reconoció «errores propios» en la campaña electoral. «Queríamos más y no lo conseguimos debido a nuestros propios errores al principio de la campaña, mis propios errores; esta vez no fue suficiente, pero el partido tiene un deber de cara al futuro», señaló.
La mayor preocupación, sin embargo, estaba en La Izquierda, que precisaba confirmar al menos su 5% de votos ya que ese es el mínimo requerido para poder entrar en el parlamento. Si se confirman esos resultados, AfD pasaría se ser la tercera fuerza política a la quinta. «Las pérdidas hacen daño», reconoció uno de los líderes de AfD, Tino Chrupalla, aunque resaltó que su partido tiene «una sólida base de votantes».

Referéndum
Asimismo, ayer los alemanes no acudieron solamente a las urnas para elegir el sucesor de Angela Merkel, si no también para expresar su postura respecto a una posible expropiación de más de 200.000 viviendas de alquiler que actualmente están en manos de empresas privadas. Con 3.380 de 3.763 mesas escrutadas, la postura a favor de la expropiación se impuso con el 56,5% de los votos al «no», el cual obtuvo un 38,8%.
Si bien el referéndum no es vinculante, representa un masivo apoyo en favor de la posible iniciativa, la cual implicaría la compra de las viviendas expropiadas por parte del Estado con el fin de reducir la especulación inmobiliaria y ofrecer espacios habitacionales a precios más accesibles.
(Télam)