“No jugamos nunca ni vamos a jugar con la unidad de España”

PARTIDO SOCIALISTA VETO A MARIANO RAJOY Y A PODEMOS

Dos días después de los comicios en España, todas las miradas apuntan al Partido Socialista (PSOE) de Pedro Sánchez, la única fuerza capaz de facilitar la reelección del presidente conservador Mariano Rajoy y apuntalar el status quo, o de liderar un gobierno progresista para responder al escenario de cambio.
Sin embargo, el doble veto anunciado por los socialistas a la investidura de Rajoy y a pactar con el partido anti ajuste Podemos, que para apoyar un gobierno de izquierda pone como condición la celebración de un referéndum secesionista para Cataluña, no deja otra salida que nuevas elecciones.
Esta opción puede no ser la más beneficiosa para Sánchez, debido a que puede terminar arrasado por Podemos, aunque hacer una alianza con el PP llevaría al partido a una muerte segura, según analistas.
Susana Díaz, la presidenta de la Comunidad de Andalucía y una de las dirigentes de mayor peso en el PSOE, lo dejó claro ayer cuando se dirigió a su grupo parlamentario en la cámara andaluza y sacó la conclusión de que los socialistas deben pensar que “a mediano plazo” son “garantía de gobernabilidad y estabilidad en España”.
Aseguró que las elecciones dieron “una señal de cambio, de rechazo rotundo a lo que pasó en estos cuatro años, al sufrimiento de los ciudadanos, a gobernar al margen de la gente, y a poner sobre la mesa políticas que beneficiaba a unos pocos”.
No obstante, agregó que “los cambios no se han consolidado en ninguna dirección y el voto está siendo volátil. La gente está haciendo prueba y error; y dependerá como nos comportemos en el futuro inmediato que los ciudadanos definitivamente nos den su confianza o la retiren”, sostuvo.
La baronesa andaluza, quien lidera la mayor federación socialista de España, subrayó que “al Partido Popular evidentemente le corresponde formar gobierno; pero nosotros tenemos que cumplir nuestra palabra, por eso tenemos que votar rotundamente ‘no’ a Rajoy y al PP en la sesión de investidura”.
Díaz, cuyo respaldo es crucial para Sánchez en la cúpula partidista y quien atesora la mayor cantidad de votos cosechados por el PSOE en las elecciones, marcó así cuál debe ser, a su juicio, el camino que tiene que seguir Sánchez en los próximos días de cara a la oferta que le hará Rajoy para poder ser investido.

Negociación.
El Jefe del Ejecutivo, que obtuvo 123 escaños en los comicios, cuenta con la abstención del partido liberal Ciudadanos, al que intentará convencer para que le dé el respaldo de sus 40 diputados, pero incluso si lograra este objetivo necesitaría que también el PSOE se abstenga para salir electo en segunda votación.
La presidenta andaluza no solo cerró la posibilidad de tejer puentes con el PP sino que también vetó cualquier tentación de Sánchez a ceder ante las reclamos de Podemos para lograr el poder.
“Somos el principal partido de la oposición, ahí nos colocaron los ciudadanos. Y tenemos que ser conscientes de que sufrimos daños, hubo ciudadanos que nos retiraron la confianza. Pero si queremos revertir esa situación tenemos que sintonizar con al gente y con aquello que no están demandando (…), buscando la recuperar la credibilidad”, sostuvo Díaz.
“Hemos visto la prepotencia del señor Iglesias, hablando de que es imprescindible reconocer un referéndum de autodeterminación si queremos entendernos”, y “los socialistas no jugamos nunca ni vamos a jugar nunca con la unidad de España”, subrayó, en alusión a Cataluña. (Télam)