Nueva Caledonia seguirá siendo una colonia francesa

Los habitantes de Nueva Caledonia, un archipiélago situado al norte de Nueva Zelanda, votaron en un referéndum hoy domingo y decidieron no independizarse de Francia, país que les aporta 1.500 millones de dólares por año.

Según el sitio RTVE (Radio y Televisión Española), la opción del “no” se impuso con un 56,4% de los votos, en una jornada que tuvo una alta participación ya que de las 175 mil personas habilitadas para sufragar un 80% acudió a las urnas.

El referéndum había sido acordado con el gobierno francés hace tres décadas cuando el territorio se veía amenazado por una guerra civil entre separatistas indígenas kayak y colonos.

El sitio de la BBC detalló que Francia posee 11 regiones y colectividades bajo su dominio fuera de Europa y destacó que Nueva Caledonia posee una importancia particular por contener grandes depósitos de níquel en sus tierras y porque es considerado un enclave estratégico político y económico para el país galo.

El archipiélago fue descubierto por el explorador británico James Cook en 1774 y lo denominó con el nombre de Nueva Caledonia por el nombre latino de Escocia.

En 1853, Auguste Febvrier Despointes, comandante de la división naval francesa en Oceanía, tomó posesión del territorio para anticiparse a un intento similar por parte de los británicos.

En 1864, Napoleón III decidió que el lugar fuera una colonia penal debido a los 18.000 kilómetros que la separan de París. La prisión funcionó hasta 1897 y llegó a albergar a 5.000 presos.

Para esa misma época los colonos comenzaron a extraer níquel. La zona posee un cuarto de las reservas de este material a nivel mundial y el mismo aporta un 20% del Producto Bruto Interno.

Asimismo, la isla principal del archipiélago, Grande Terre, se encuentra rodeada por un gigante arrecife de coral que fue declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en el año 2008. Este atractivo turístico es el destino de 8.000 visitantes mensuales.

El Presidente de Francia, Emmanuel Macron, una vez conocidos los resultados oficiales del referéndum, definió a la votación como “una muestra de confianza en Francia, en su futuro y en sus valores”.

El primer mandatario consideró que “la división y el miedo” fueron los únicos derrotados de la elección. Frente a eso, interpuso “la paz y el espíritu de diálogo y responsabilidad de todos”, que, a su entender, se tradujo en una “participación excepcional”.

Foto: www.bbc.com