Inicio El Mundo Nueva manifestación masiva

Nueva manifestación masiva

CHILE: COORDINADORA FEMINISTA CONVOCO AL TERCER VIERNES DE MOVILIZACIONES

«Ooooh, ¡Chile despertó! ¡Despertó! ¡Despertó! ¡Chile despertó!.» Ese grito unió a miles de chilenos convocados en la ya icónica Plaza Italia para la «Marcha Feminista, Plurinacional, con las disidencias y antirracista» que colmó el centro de Santiago de Chile por tercer viernes consecutivo para exigir cambios políticos y económicos en el país trasandino. «A la segunda fila no volvemos nunca más «, es la consigna de la marcha por los derechos de mujeres y disidencias convocada por la Coordinadora Feminista 8M.
La Plaza Italia, desde las 17, era la última parada de una serie de acciones llamadas por la Coordinadora. Como paso previo, jugadoras, hinchas, futboleras, árbitras y aficionadas se reunieron en el cruce de las calles Seminario y Providencia, al norte de la también conocida como plaza Baqueado, para sumar la consigna «de un fútbol no sexista». Desde el sur de la plaza, otra convocatoria invitaba a homenejear a Mónica Briones , asesinada durante la dictadura de Augusto Pinochet por su condición de lesbiana.
«¡El 8N es nuestro!» fue otra de las consignas de la masiva movilización y no es casual que la Coordinadora Feminista 8M la haya convocada para el viernes, día que se transformó en un símbolo de las manifestaciones callejeras en los últimos 20 días, luego de que se produjera la histórica «marcha del millón «, el pasado 25 de octubre, la movilización más grande desde la vuelta a la democracia.

Consignas.
Las tres semanas de movilizaciones dejaron centenares de denuncias por casos de torturas, abusos y violencia sexual por parte de las fuerzas de seguridad, en particular, los Carabineros. La última actualización del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) de Chile advierte que sobre 219 querellas abiertas contra la fuerza, 19 son por violencia sexual, y agregó que en las últimas semanas lleva presentadas más querellas que en los últimos 9 años por desnudamientos en comisarías.
Frente a esa situación, la Coordinadora Feminista 8M advirtió sobre las acciones de cuidado entre les manifestantes para la movilización de esta tarde. «No son 30 pesos son 30 años», «No perdamos el foco», «¿Quieren ver algo violento? Militar 30 años de servicio = $972.354 Profesora con 40 años de servicio: $200.000» eran algunas de las consignas que se leían en los panfletos impresos por los manifestantes.
«A esto se suma la agenda de seguridad anunciada ayer (por el jueves) por Piñera que sólo aumenta la criminalización de la protesta», subrayó la organización convocante respecto de las medidas de mano dura anunciadas por el presidente, quien resiste en su cargo, a pesar de las incesantes protestas.

«Plaza de la dignidad».
En medio de una multitudinaria marcha que se desarrollaba de forma pacífica, se desató un incendio en la sede de la Universidad privada Pedro de Valdivia. El centenario edificio comenzó a arder por el techo, cuando manifestantes encapuchados se enfrentaban con agentes antimotines y habían encendido barricadas en los alrededores, manifestaron testigos a la cadena CNN Chile.
Los manifestantes rebautizaron la plaza de la concentración con un enorme lienzo llamándola «Plaza de la Dignidad». Al caer la tarde, una marea de manifestantes colmó por completo la avenida Alameda para avanzar hacia la Plaza Italia, portando banderas chilenas, pancartas con mensajes contra el Gobierno del presidente conservador Sebastián Piñera.

Uso excesivo de la fuerza.
Entretanto, expertos de la ONU en derechos humanos condenaron ayer el uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad en Chile. «La violencia nunca puede ser la respuesta a las demandas sociales y políticas de las personas. El elevado número de heridos y la manera en la cual se han utilizado las armas no letales parecen indicar que el uso de la fuerza fue excesivo y violó los requisitos de necesidad y proporcionalidad», señalaron en una declaración escrita.
Además, expresaron su profunda preocupación por las denuncias recibidas sobre el uso excesivo de la fuerza contra personas antes de ser detenidas y abusos contra menores de edad, incluidos maltratos y golpes que podrían considerarse tortura.
En medio de centenares de denuncias por abuso policial, la Fiscalía chilena abrió ayer una investigación contra un agente de la policía que está semana utilizó a un joven de 17 años como escudo para disparar bombas lacrimógenas contra manifestantes en la ciudad de Rancagua. El hecho se produjo cuando el carabinero equipado con chaleco antibalas y casco, agarra al joven del cuello y lo utiliza para protegerse mientras dispara. (Página12/Télam)