Inicio El Mundo Nuevo inconveniente retrasa el rescate del niño caído en un pozo en...

Nuevo inconveniente retrasa el rescate del niño caído en un pozo en España

El rescate de Julen, el niño de dos años que cayó hace más de una semana en un pozo en la localidad malagueña de Totalán, sufrió hoy un nuevo contratiempo que dilata -sin un plazo estimado- la excavación del tramo horizontal del túnel con el que se intentará llegar al lugar donde se encontraría el menor. 

Tras excavar el túnel vertical de 60 metros de profundidad, proceso que llevó 55 horas, los rescatistas se encontraron con problemas técnicos en el «encamisado» para garantizar la seguridad de la perforación. 

El problema se debió a la dimensión de los tubos y la manera en la que encajan entre sí, según informó la prensa local.
Se trata de un inconveniente que surgió de la profundidad del túnel, ya que este tipo de procedimiento no se había hecho nunca en una perforación de 60 metros y con el diámetro que se está empleando en este caso. 

El encamisado es de crucial importancia para la seguridad del túnel, con lo que los técnicos evaluaron alternativas para continuar adelante con las labores de rescate, que están siendo una verdadera carrera de obstáculos. 

La opción por la que se decantaron los ingenieros es rellenar el pozo con tierra fina y volverlo a perforar con un diámetro mayor. La maniobra ya comenzó, pero los expertos prefieren no realizar una estimación del tiempo que se empleará en este procedimiento. 

Antes de tener conocimiento de estas dificultades que vuelven a ralentizar el operativo de rescate, el delegado del gobierno español en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, indicó que esperaba «un final feliz a lo largo del día de hoy y mañana». 

Por su parte, el ex jefe de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa, Santiago Suárez, explicó detalles del complejo procedimiento con el que un equipo de ocho mineros intentará rescatar al niño Julen, que obligará a los rescatistas a trabajar de rodillas y en turnos de 40 minutos. 

Primero, los mineros -bajarán de a dos – trabajarán elevados desde el ascensor que utilizarán para descender, ya que necesitan espacio para colocar los escombros que van produciendo. 

El acceso horizontal lo harán empleando martillos mecánicos y, en caso de encontrar roca dura, deberán realizar «micro voladuras» con explosivos. Todo el procedimiento, incluido el que utilizarán para sostener el techo y los laterales -apuntalados con madera- es típico de la minería de carbón, explicaron los expertos. 

La excavación de los tres o cuatro metros que separan el túnel vertical perforado en paralelo al pozo en el que cayó Julen puede tardar hasta 24 horas. 

En tanto, la justicia española abrió una investigación para determinar las circunstancias exactas en las que Julen -cuyo estado de salud se desconoce- cayó al pozo el domingo 13 de enero mientras se encontraba con sus padres en una finca familiar en el monte de Totalán. (Télam)