“Nunca hice nada ilegal”

LULA DA SILVA REITERO QUE ES INOCENTE

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva escribió ayer una columna en el matutino paulista Folha titulada “Por qué me quieren condenar”, en la que reiteró su inocencia y afirmó que es víctima de “una verdadera cacería judicial” que también apunta “al proyecto político que represento junto con millones de brasileños”.

El siguiente, es parte del texto publicado:
“En más de 40 años de actuación pública, mi vida personal fue permanentemente investigada por organismos de seguridad, por adversarios políticos y por la prensa. Por luchar por la libertad de organización de los trabajadores, llegue a ser detenido, condenado como subversivo por la infame Ley de Seguridad Nacional de la dictadura. Pero jamás encontraron un acto deshonesto de mi parte.
“Se lo que hice antes, durante y después de haber sido presidente. Nunca hice nada ilegal, nada que pudiera manchar mi historia. Goberné Brasil con seriedad y dedicación porque sabía que un trabajador no podía fallar en la Presidencia. Las falsas acusaciones que me lanzaron no apuntan exactamente hacia mi persona, sino al proyecto político que siempre representé: el de un Brasil más justo, con oportunidades para todos.
“En vísperas de completar 71 años, veo a mi nombre en el centro de una verdadera cacería judicial. Filtraron mis cuentas personales, las de mi esposa y las de mis hijos. Interceptaron mis conversaciones telefónicas y divulgaron el contenido, invadieron mi casa y me llevaron a la fuerza para declarar, sin motivo razonable y sin base legal. Están a la búsqueda de un delito para acusarme, pero no lo encontraron ni lo encontrarán.
“Desde que esta cacería comenzó cumplo con los caminos judiciales sin renunciar a mi agenda. Sigo viajando por el país, encontrándome con sindicatos, movimientos sociales y partidos políticos para debatir y defender el proyecto de transformación de Brasil.
“En estos encuentros renuevo mi fe en el pueblo brasileño y en el futuro del país. Constato que está viva en la memoria de nuestra gente cada conquista alcanzada por los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT): los programas Bolsa Familia, Luz Para Todos, Mi Casa Mi Vida, el programa de fortalecimiento de la agricultura familiar y la valorización de los salarios, en conjunto, proporcionaron el mayor ascenso social de todos los tiempos.
“Nuestra gente no olvidará de los millones de jóvenes pobres y negros que tuvieron acceso a la educación superior. Va a resistir a los retrocesos porque Brasil quiere más, y no menos, derechos.
“No puedo callarme, sin embargo, frente a los abusos cometidos por agentes del Estado que usan la ley como instrumento de persecución política. Basta observar la recta final de las elecciones municipales para constatar la caza al PT: la aceptación por parte de un juez de una denuncia de la fiscalía contra mí, cinco días después de haber sido presentada, y la detención de dos ex ministros de mi gobierno fueron episodios espectacularizados que con certeza interfirieron en el resultado de los comicios.
“Jamás practiqué, autoricé o me beneficié de actos ilícitos en Petrobras o en cualquier otro sector del gobierno. Desde la campaña electoral de 2014 se trabaja con la narrativa de que el PT no es un partido sino una ‘organización criminal’ y yo el jefe de esa organización.
“Esta idea fue machacada sin descanso por los titulares de la prensa, las portadas de revistas, la radio y la televisión. Necesita ser probado por la fuerza ya que ‘no existen hechos, sino convicciones’.
“No descarto que mis acusadores crean en esta tesis maliciosa, quizás juzgando a los demás por su propio código moral. Pero queda en evidencia la falta de proporción entre los miles de millones de desvíos investigados y los que apuntan como el supuesto botín del ‘jefe’, dejando en evidencia la falacia de esta narrativa.
“La ausencia de seriedad, la desproporción y la falta de base de legal de las denuncias sorprenden y causan indignación, así como la avidez con la que son procesadas en el juicio. Ya no les importan los hechos, pruebas o normas procesales. Denuncian y procesan por mera convicción”. (Télam)

Compartir