Inicio El Mundo Ola de calor histórica en EE.UU. y Canadá

Ola de calor histórica en EE.UU. y Canadá

TEMPERATURAS RECORD SUPERIORES A LOS 47 GRADOS CENTIGRADOS

El oeste de Canadá y algunas regiones de Estados Unidos experimentan récords «históricos» de altas temperaturas, provocados por una ola de calor inusual como no se registraba desde hace más de ochenta años, informó el Servicio Meteorológico Estadounidense (NWS). La ciudad de Lytton, Columbia Británica (oeste de Canadá) registró la temperatura máxima histórica del país, con un pico 47,9 grados.
También Portland y Seattle, dos grandes ciudades estadounidenses conocidas por su clima frío y húmedo, alcanzaron niveles de temperatura máximo sin registro desde 1940. En el aeropuerto de Portland el termómetro marcó 46,1º C y se registró una máxima de 41,6º C en Seattle.
Las elevadas temperaturas provocaron que se cerraran escuelas y centros de vacunación en ambos países y en Estados Unidos también se suspendió una cita de atletismo clasificatoria para los Juegos Olímpicos. David Phillips, climatólogo de Environment Canada, advirtió que «una ola de calor prolongada, peligrosa e histórica persistirá por toda esta semana», al emitir alertas para Columbia Británica, Alberta y partes de Saskatchewan, Manitoba, Yukon y los territorios del noroeste.
Según el especialista, «es un calor desértico, muy seco y caliente», aunque aclaró que Canadá resulta «el segundo país más frío del mundo y más nevado, donde a menudo registramos olas de frío y ventiscas, pero pocas veces un clima tan caluroso como éste». Y consideró que «Dubái sería más fresco que lo que estamos viendo ahora».
En esta región, los ventiladores y aires acondicionados se encuentran agotados y muchas las ciudades abrieron centros de refrescamiento, consignó la agencia AFP.

«Calor peligroso».
También los estadounidenses están sufriendo temperaturas sofocantes en los estados del noroeste, donde «este nivel de calor resulta extremadamente peligroso», advirtió el NWS. Un mercado de Seattle, el Ballard Farmers Market, tuvo que cerrar antes de tiempo «a causa del calor», probablemente por primera vez dijo el gerente Doug Farr, «porque la mayoría de las veces es por la nieve».
El lunes, Amazon anunció que abriría al público parte de su sede de Seattle como punto para refrescarse con una capacidad de 1.000 plazas ya que muchos hogares carecen de aire acondicionado en esa ciudad típicamente templada, donde la temperatura media para un mes de junio no pasa de 19 grados centígrados. «A 21 grados, es un buen día, todo el mundo está fuera en pantalones cortos y camisetas, pero esto se está volviendo absurdo», decía un residente que dijo sentirse «como si estuviera en el desierto».
En Pórtland se están refugiando con colchones y sillas plegables en sitios improvisados por las autoridades con aire acondicionado. El calor extremo, combinado con una intensa sequía en el oeste norteamericano, ha favorecido la aparición de incendios durante el fin de semana. Uno de ellos, sobre el límite entre Oregón y California había quemado hasta ayer unas 600 hectáreas, obligando a evacuar residentes y a cerrar una carretera estatal.
Los especialistas atribuyen la ola de temperaturas extremas a un fenómeno conocido como «cúpula de calor», que se produce cuando altas presiones atrapan aire caliente en la región. Los expertos en meteorología del Washington Post comentaron que la intensidad de esta «cúpula de calor» es «tan rara estadísticamente que sólo podría esperarse una vez cada varios miles de años». Sin embargo, «el cambio climático inducido por el hombre provoca que este tipo de eventos excepcionales resulten más probables».
De todos modos, Nick Bond, climatólogo de la Universidad de Washington, advirtió que el cambio climático es un factor «secundario» donde el elemento principal es este patrón meteorológico tan inusual de la cúpula de calor.
(Télam)