Parlamento volvió a sesionar

El parlamento español surgido de las elecciones del 20 de diciembre se conformó ayer dando inicio a una legislatura incierta, marcada por la falta de acuerdos para formar tanto un nuevo gobierno conservador como una alternativa progresista, lo que puede derivar en una nueva cita con las urnas.
“El diálogo y acuerdo son los elementos fundamentales de la democracia. Hemos de dialogar, debatir y buscar el entendimiento sobre los grandes valores políticos, porque España es plural, diversa, y, ante todo, un proyecto común”, aseguró el flamante presidente del Congreso de los Diputados, el socialista vasco Patxi López, tras jurar su cargo.
Precisamente, la elección del ex jefe del gobierno vasco (2009-2012) como presidente de la Cámara Baja fue fruto del primer acuerdo de la legislatura, alcanzado por socialistas y liberales, al que luego se sumaron los conservadores.
Y, por lo tanto, ha sido resultado de la nueva realidad política de España, en la que el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, pese a vencer en los comicios generales, no ha podido imponer a su candidato.
Se trata de la primera vez que el cargo de presidente del Congreso, la tercera autoridad del país, no está en manos del partido que ostenta la mayoría. En contraste, López, de 56 años, es una figura de consenso.
El diputado vasco fue elegido en segunda votación por mayoría simple con 130 votos favorables del Partido Socialista (PSOE) y Ciudadanos, y la abstención del PP, en virtud de un acuerdo al que se llegó en la víspera.
Podemos, que quedó excluido del acuerdo, presentó a su propia candidata, la diputada Carolina Bescansa, que recibió 71 votos, los de su partido más Izquierda Unida.
El pacto permitió también repartir el resto de los cargos de la Mesa del Congreso- el órgano que gestiona la actividad parlamentaria-, dando lugar a una mayor pluralidad. (Télam)