Inicio El Mundo Pedro Sánchez convoca al diálogo

Pedro Sánchez convoca al diálogo

NUEVOS DISTURBIOS EN CATALUÑA POR LAS CONDENAS A LOS LIDERES SEPARATISTAS

Tras dos jornadas consecutivas de intensas manifestaciones en Cataluña para rechazar la sentencia contra los líderes independentistas, el presidente en funciones del Gobierno de España, Pedro Sánchez, convocó a los referentes de las principales fuerzas políticas del país para abordar el escenario de protestas y los hechos de violencia que se produjeron en la comunidad catalana.
El Ejecutivo socialista está preocupado por los desmanes ocurridos en la segunda jornada de protestas, que causaron cortes de carreteras y la suspensión de un tramo del recorrido que realiza el tren de alta velocidad en la región, y que se saldaron con 51 detenidos, y más de 70 uniformados heridos. En Barcelona, más de 40 mil personas se reunieron frente a la delegación del Gobierno español, en una acción que se extendió durante la madrugada con incendios provocados y varios choques con los agentes de los Mossos d’Escuadra y de la Policía Nacional. En Girona y Lleida también se registraron manifestaciones con varios miles de asistentes, y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.
El ministro de Fomento de España, José Luis Ábalos, afirmó ayer a la mañana que el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, no tiene intención de controlar las protestas, y sugirió algún tipo de vínculo entre el Ejecutivo catalán y la organización «Tsunami democrático», que paralizó las operaciones del Aeropuerto El Prat el lunes pasado.
En la jornada del martes, las autoridades catalanes demostraron un comportamiento errático. Por un lado, alentaron y respaldaron las manifestaciones, y, por otro, destacaron el accionar de las fuerzas de seguridad que contuvieron las protestas. Por su parte, el principal condenado por el fallo y líder de Esquerra Republicana de Catalunya, Oriol Junqueras, celebró las marchas pacíficas de rechazo a la sentencia, y afirmó que la violencia no los representa.
El conflicto catalán se ha metido de lleno en la campaña electoral, y cuesta advertir en qué medida los posicionamientos de las fuerzas políticas apuntan a descomprimir la crisis o a intervenir para sacar rédito electoral. El Partido Popular y Ciudadanos han instado al presidente Sánchez a activar la Ley de Seguridad Nacional para que el Gobierno español tome el control de las fuerzas de seguridad, incluida la policía autonómica de Cataluña, los Mossos d’Escuadra. El partido radical Vox, que marcha en cuarto lugar en intención de voto y supera a Ciudadanos según las últimas encuestas, solicitó al Congreso de los diputados aplicar inmediatamente el «estado de excepción» en Cataluña.
Por su parte, el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, volvió a insistir en su llamado a que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, considerara la posibilidad de indultar a los líderes independentistas condenados. Una opción que el Ejecutivo de Sánchez ha rechazado de plano, y que ha utilizado para mostrar las diferencias entre el PSOE y UP de cara a una posible coalición tras los comicios del 10 de noviembre.

Protestas y disturbios.
Nuevos disturbios ocurrían anoche frente a las oficinas de la Consejeria de Interior de Cataluña, en Barcelona, que incluían un gigantesco incendio al lado de una estación de servicio y choques con la policía, cuando una multitud se agolpó frente a la sede de gobierno para reclamar la renuncia del titular de la institución, Miguel Bruch.
Los incidentes suceden por tercer día consecutivo luego de que, el lunes, la justicia le diera penas de hasta 13 años de prisión a los líderes separatistas catalanes que hace dos años proclamaron la independencia de la región.
La multitud se desplazó hasta la sede de la Consejería, en Diputación y Sant Joan, luego de participar de una concentración pacífica a algunas cuadras de allí, en Marina y Gran Via, aunque para esta segunda parada se pudo ver a muchos de los manifestantes pertrechados con grandes piedras y palos para enfrentar a la policía.
Los ciudadanos enarbolaron y lanzaron al aire papel higiénico con la consigna de que lo hacían «por toda la mierda» que adjudican al fallo judicial que afectó a los separatistas.
Además de arrojar piedras y palos contra la sede de la Consejería, los más exaltados iniciaron un enorme incendio a pocos metros de una estación de servicio, lo que motivó la inmediata presencia en el lugar de los bomberos, que intentaron evitar una catástrofe.
Cataluña afrontó su tercera jornada consecutiva de movilizaciones en un clima tenso, luego de una noche de disturbios generalizados que mostraron la radicalización de un sector del independentismo en su estrategia de respuesta a las condenas para los líderes del fallido proceso de secesión de 2017.
Los disturbios del martes ya dejaron 125 heridos, 74 de ellos en Barcelona, aunque ninguno de gravedad, según informó el Sistema de Emergencias de Cataluña. (Pagina12.com / Télam)