Inicio El Mundo Piden una nueva Constitución

Piden una nueva Constitución

LA OPOSICION CHILENA SE REUNIO CON LOS MINISTROS DE PIÑERA

La necesidad de modificar la Constitución heredada de la dictadura fue uno de los ejes de la reunión de ministros de Estado con los presidentes de los partidos de la oposición, quienes salieron disconformes de La Moneda porque consideran que el gobierno no escucha las demandas sociales que van en este sentido. El presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde, dijo al salir de la reunión que le plantearon «al Gobierno la importancia de escuchar a la ciudadanía y, por tanto, reemplazar esta Constitución, que es una camisa de fuerza para los cambios que los chilenos demandan, por una verdaderamente democrática nacida en democracia; por eso hemos insistido en la propuesta del plebiscito».
Heraldo Muñoz, presidente del Partido Por la Democracia, fue contundente al decir que «es absolutamente fundamental escuchar del Gobierno una palabra clara respecto de una nueva Constitución, como lo ha dicho la Corte Suprema». El vocero de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, aseguró el miércoles que el país necesita una Nueva Constitución, y dijo que «a lo mejor logramos una constitución relativamente parecida, pero no importa, estamos haciendo la revisión de acuerdo al clamor popular».
El timonel de la Democracia Cristiana, Fuad Chahín, dijo que se está muy lejos del cambio constitucional y que se necesita «que tengamos una Constitución que nos represente a todos, una Constitución que realmente sea el consenso político, económico y social del Chile que queremos para el siglo XXI».

Trabas.
Este pedido de una Nueva Constitución no es nuevo en la izquierda chilena, ya que desde la vuelta de la democracia en 1990 se busca reemplazar la confeccionada en 1980 por el dictador Augusto Pinochet y su mano derecha política Jaime Guzmán, pero las mismas trabas de la Carta Magna llevaron a que solamente se logre reformar algunas leyes orgánicas en los años de democracia. Las mayores reformas a la Constitución de 1980 se realizaron durante el gobierno de Ricardo Lagos (2000-2006) y en el segundo de Michelle Bachelet (2014-2018).
Durante el mandato de Lagos se puso fin a los senadores designados y en el último gobierno de Bachelet al sistema binominal de elección de parlamentarios, que se transformaba en una casi paridad entre derecha e izquierda en el Congreso y, por consecuencia, imposible realizar reformas de leyes orgánicas.
Para modificar o cambiar estas leyes o crear una nueva Constitución es necesario quorums calificados, según se indica en la actual Carta Magna «el proyecto de reforma necesitará para ser aprobado en cada Cámara el voto conforme de las tres quintas partes de los diputados y senadores en ejercicio».

Diálogo amplio.
A pesar de que los presidentes de los partidos opositores salieran disconformes de la reunión, el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, se mostró satisfecho por el reinicio de las conversaciones y aseguró que «como gobierno hemos dicho que tenemos en marcha un proceso de diálogo amplio, que está en curso y nos parece importante poder realizar ese proceso antes de tomar decisiones mas definitivas».
Y, al igual que había dicho el presidente Piñera, remarcó que el gobierno «no se cierra a ninguna reforma estructural», aunque siguen sin mencionar el cambio de la Constitución.
A la reunión asistieron los ministros Gonzalo Blumel (Interior), Karla Rubilar (vocera), Ignacio Briones (Hacienda), María José Zaldívar (Trabajo) y Felipe Ward (Secretaría General de la Presidencia), junto a los presidentes de los partidos opositores Álvaro Elizalde (Partido Socialista), Fuad Chahín (Democracia Cristiana), Heraldo Muñoz (Partido Por la Democracia), Carlos Maldonado (Partido Radical) y Catalina Pérez (Revolución Democrática). (Télam)