Inicio El Mundo Piden una repartición justa

Piden una repartición justa

UE AMENAZA CON MEDIDAS POR LA DEMORA DE VACUNAS

Mientras la Unión Europea amenaza con restringir la exportación de dosis de vacunas de coronavirus por la demora en la entrega de los lotes que compró, su líder más poderosa, la canciller alemana Angela Merkel, pidió una «distribución justa» de las inmunizaciones y países muy afectados por la pandemia, como Sudáfrica, denunciaron el acaparamiento en algunas naciones ricas.
La mejor noticia en la materia sea probablemente el anuncio de la firma Johnson & Johnson de que está cerca de pedir la autorización para comercializar su vacuna y de dar a conocer los resultados de sus estudios.
Europa dividió sus quejas entre la reiteración acalorada de que los laboratorios y empresas deben cumplir los acuerdos de entregas de vacunas, por un lado, y la necesidad de que el reparto de inmunizaciones sea justo, un precepto que resonó con fuerza particular en boca de la alemana Merkel.
La advertencia de la UE acerca de imponer controles estrictos a la exportación de los suministros de vacunas fabricadas en el bloque no pareció alterar al Reino Unido, que confía en que una eventual medida de ese tipo no lo afectará porque se aseguró vacunas contra el coronavirus de proveedores diferentes.
Pese a que se cree que la medida podría perjudicar principalmente el suministro del Reino Unido de la vacuna Pfizer-BioNTech, que se fabrica en Bélgica, la advertencia de la UE se emitió en medio de una disputa con el gigante farmacéutico británico-sueco AstraZeneca, acusado de no entregar las dosis prometidas de su vacuna, desarrollada con la Universidad de Oxford.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, insistió a los laboratorios que deben honrar los compromisos asumidos y entregar a tiempo las vacunas negociadas contra el coronavirus, según se hizo eco la BBC.
Por su parte, Stella Kyriakides, comisaria europea de Salud y Seguridad Alimentaria desde 2019, dijo que la UE «tomará cualquier acción necesaria para proteger a sus ciudadanos y sus derechos», después de que acusó a AstraZeneca de no dar una explicación válida por entregar casi 50 millones de dosis menos de las esperadas al bloque.

Igualdad.
Pero, claro, la voz que mayor resonancia tuvo fue la de Merkel, que usó la tribuna mundial que supone el Foro de Davos reclamar una repartición «justa» de las vacunas.
«El dinero es una cosa y otra es la disponibilidad de la vacuna en tiempos de escasez, y aquí lo importante es tener una repartición justa», afirmó la canciller.
Para la funcionaria, «está aún más claro que antes que tenemos que optar por la vía multilateral y que el proteccionismo no resolverá los problemas» sobre la cuestión de acceso a las vacunas.
En el mismo foro, salió en su apoyo, el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, que denunció a los países ricos que «acaparan» las vacunas y cuestionó a todo tipo de «nacionalismo» en las estrategias de adquisición de las dosis.
«Necesitamos que aquellos que acumularon las vacunas las liberen para que otros países puedan tenerlas», subrayó Ramaphosa, que lamentó que «los países ricos del mundo salieron, adquirieron grandes dosis de vacunas de los desarrolladores y algunos incluso han ido más allá y adquirieron hasta cuatro veces lo que su población necesita».
Con la demora en la producción y distribución sin una salida a corto plazo, la buena noticia llegó desde Johnson & Johnson, que espera comunicar los resultados de su esperado ensayo clínico la próxima semana, según adelantó el director financiero de la farmacéutica estadounidense, Joseph Wolk, en la cadena CNBC.
Se espera que la compañía pida autorización de emergencia para su inmunizante de una dosis al mismo tiempo, con lo que puede convertirse poco después en la tercera vacuna en ser autorizada por las autoridades en Estados Unidos. (Télam)