Inicio El Mundo ¿Por qué se acostumbra a armar el árbol de Navidad cada 8...

¿Por qué se acostumbra a armar el árbol de Navidad cada 8 de diciembre?

El día de hoy, aunque quizás se note menos porque es domingo, es feriado e inamovible. La razón de que el 8 de diciembre sea feriado tiene que ver con una celebración católica denominada la Inmaculada Concepción de María.

Se trata del dogma de fe que declara que la Virgen María, madre de Jesús, fue preservada de todo pecado desde su concepción debido a una gracia especial de Dios.

Este dogma, según el sitio Catholic.net, fue proclamado por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854. «Declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles», dijo el religioso en su bula Ineffabillis Deus de dicha fecha.

Asimismo, el 8 de diciembre es el día en que las personas que festejan la Navidad deben armar el arbolito. Las razones de porqué se elige esta fecha y no otra está cruzada por varias leyendas, que varían según la cultura a la que pertenecen.

Por ejemplo, los celtas creen que el 8 de diciembre nació Frey, Dios del sol y la fertilidad, pero con la aparición del cristianismo esta leyenda fue readaptada y se la relacionó con el nacimiento de Cristo. Así, el árbol surgió como una representación del amor de Dios y la vida eterna.

Otra teoría indica que el responsable de instaurar el árbol de Navidad como tradición fue Martín Lutero, uno de los máximos impulsores de la reforma protestante. Según la leyenda, el alemán caminaba en una oportunidad por el bosque y le llamó la atención el resplandor del brillo de las estrellas en los árboles. A raíz de ese fenómeno, cortó una rama y la guardó en su casa con el objetivo de reproducir lo que había visto.

Del mismo modo, otra historia que circula dicta que un niño estaba perdido y fue rescatado por una pareja de leñadores ancianos. Por este gesto, el niño decidió agradecer cortando una rama de pino para que la sembraran. De ese árbol, dice la leyenda, nacieron manzanas de oro y nueces de plata.

Foto: diariolaprovinciasj.com