Inicio El Mundo Protesta tuvo escasa convocatoria

Protesta tuvo escasa convocatoria

JUAN GUAIDO DESCONOCE LA PROHIBICION DE SALIR DEL PAIS

La protesta o el plantón, como lo definen en Venezuela, convocada por el autodenominado presidente interino, Juan Guaidó, fue escasa pero sobre todo circunscripta a los barrios del este de Caracas donde residen las clases más favorecidas de la sociedad venezolana.
Gaudió se dejó ver en el Hospital de la Universidad Central donde estuvo rodeado por poco menos de un centenar de estudiantes y algunos profesores de medicina. La intención era señalar que en ese espacio se concentrará la denominada ayuda humanitaria que, según Guaidó, se concretará «en semanas».
La plaza Altamira, la zona cero de los opositores, congregó a casi un millar de manifestantes. La inmensa mayoría eran miembros de las clases privilegiadas de la sociedad caraqueña. Se notaba y mucho porque entre ellos se movía un pequeño grupo de jovencitos con sus ropas raídas y con los rostros cubiertos. Son los que los partidos de la oposición contratan para que realicen la tarea pesada de las protestas que se traduce en un protagonismo violento a la hora de la refriega con las fuerzas de seguridad. En esta oportunidad esos sucesos violentos no se concretaron. Según fuentes de los organismos de seguridad, estos muchachos cobran un jornal que oscila entre los 10 y 30 dólares según el tipo de manifestación.
En la protesta hay un porcentaje algo mayor de mujeres que de hombres y ambos tienen una misma costumbre, no se despegan del celular. Hacen selfies por millares, se acomodan sus peinados y muestran su mejor sonrisa. Solo pierden la compostura cuando alguien grita el nombre de Maduro y todos responden «coño’e su madre». Agitan banderas y lucen las gorras con los colores de la bandera venezolana.
Cuando se cumplió el plazo de duración de la protesta, que finalizó a las 14 de Caracas (las 15 de Buenos Aires) la protesta se diluyó. En tanto, en el oeste de la capital venezolana no hubo manifestaciones. La vida se desarrolló de manera habitual y con el acostumbrado bullicio caribeño de Caracas.

Guaidó
El presidente interino de Venezuela designado por el parlamento, Juan Guaidó, desconoció ayer la prohibición de salir del país que le impuso el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a pedido del Ministerio Público, por entender que quienes conducen esos organismos pertenecen al sector que «usurpa funciones».
«No he recibido ninguna orden, fue una declaración de quien usurpa funciones en la Fiscalía y quienes ocupan espacios en el TSJ», dijo Guaidó a periodistas en Caracas.
«Aquí estamos, no nos queremos ir del país, queremos que la gente regrese», dijo Guaidó en la Universidad Central de Venezuela (UCV), durante una protesta antichavista, y agregó que la decisión del TSJ «no es una medida válida porque no tiene ningún sustento jurídico».
Por otra parte, Guaidó anunció que se creará «una coalición internacional» para enviar ayuda humanitaria al país, y que sus representantes y aliados en Estados Unidos ya comenzaron las negociaciones.
En medio de una nueva jornada de protestas, Guaidó se sumó a una manifestación frente al Hospital Clínico Universitario de Caracas y anunció que «se va a formar una coalición internacional para atender la emergencia humanitaria» y que, entre sus prioridades, estará la escasez de medicamentos para enfermos renales.
Explicó que el «despliegue logístico» de la ayuda humanitaria será anunciado en breve, cuando termine de definirse, y que estará coordinado con el llamado Plan País, que aprobó esta semana la AN.

EE.UU.
Estados Unidos está preparado para actuar contra aquellos que hagan negocios relacionados con el oro o el petróleo de Venezuela, afirmó ayer el asesor de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump, John Bolton, dos días después de que Washington impusiera sanciones a la petrolera estatal venezolana Pdvsa.
«Mi consejo a los banqueros, brokers, operadores, intermediarios y otras empresas: no negocien en oro, petróleo u otras materias primas venezolanas que la mafia de (el presidente de Venezuela, Nicolás) Maduro está robando al pueblo venezolano; estamos preparados para seguir tomando medidas», escribió Bolton en su cuenta oficial en Twitter. (Télam y Pagina12.com)

Flexibilizan requisitos
El Gobierno flexibilizó los requisitos para el ingreso de migrantes venezolanos ante «la compleja crisis política, económica, social y humanitaria» en el país caribeño. De acuerdo a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), entre 2015 y 2018 hubo casi un 400 por ciento de aumento en el flujo de migrantes venezolanos: pasaron de 700 mil a 2,6 millones, eligiendo la mayoría (1,8 millones) trasladarse hacia países de América del Sur.
En vistas de esa situación, el Poder Ejecutivo dispuso la creación del «Programa de asistencia a migrantes venezolanos» con el objetivo de «facilitar el ingreso al territorio nacional, la regularización de su condición migratoria y la inserción social en la comunidad».
Entre las principales medidas que implementará el Gobierno se destaca la autorización al ingreso de venezolanos cuya cédula de identidad o pasaporte tenga un vencimiento no mayor a los dos años; así como los menores de nueve años que ingresen por vía terrestre con uno o ambos progenitores podrán presentar «excepcionalmente la partida de nacimiento, siempre que no portase alguno de los documentos».
A la vez, para aquellos que quieran radicarse no les será requerida la legalización del certificado de carencia de antecedentes penales.
A través de la disposición 520, la Dirección Nacional de Migraciones también instruyó a la Dirección General de Asuntos Institucionales y Sociales y a la de Asuntos Internacionales «a fortalecer los vínculos con las provincias a fin de colaborar en la orientación de los flujos de migrantes venezolanos». (NA)

Maduro dispuesto a hablar con Trump
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se mostró ayer dispuesto a sentarse a dialogar con la oposición sobre «la paz y el futuro» del país, y también con Estados Unidos, aunque insistió en que su par Donald Trump dio la orden de matarlo.
«Estoy listo, con una agenda abierta, para sentarme con sectores de la oposición para hablar del bien de Venezuela, de la paz y del futuro», dijo Maduro en una entrevista que concedió a la agencia de noticias rusa RIA Novosti. Señaló además que hay varios gobiernos que «están mostrando su preocupación sincera sobre Venezuela y han lanzado la idea de un diálogo», como México, Uruguay, Bolivia, Rusia, El Vaticano y algunos países europeos.
Además, aseguró estar dispuesto a dialogar con su colega Trump en «privado, en público, en Estados Unidos, en Venezuela o donde él quiera, con una agenda abierta, todos los temas». «Es más, estoy seguro de que si él y yo nos vemos cara a cara y hablamos, otra historia se escribirá», afirmó, pero sostuvo que el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, prohibió a Trump hablar con él.
Maduro volvió sin embargo a rechazar «ultimatums y chantajes» para que convoque elecciones presidenciales, dado que defiende la legitimidad de los comicios de mayo pasado, que no fueron reconocidas por la oposición y por parte de la comunidad internacional.
El sábado pasado España, Francia, Alemania, Reino Unido, Holanda y Portugal dieron ocho días a Maduro para que organice comicios o de lo contrario reconocerán a Juan Guaidó como presidente interino, algo que el gobernante rechazó de plano y en duros términos.
«En Venezuela ha habido elecciones presidenciales; ha habido un resultado y si el imperialismo quiere nuevas elecciones que espere para el 2025», afirmó Maduro, quien reconoció que sí «sería muy bueno» adelantar las elecciones legislativas que deben celebrarse en 2020. (Pagina12.com)