Reclamo por presos políticos

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) acusó a Venezuela de haber incumplido seis sentencias suyas, entre ellas la que ordenaba habilitar al líder opositor preso Leopoldo López para que se postulara a las elecciones parlamentarias realizadas este mes, y la organización Human Rights Watch (HRW) pidió que las declaraciones del presidente de la Argentina, Mauricio Macri, sobre los opositores presos en Venezuela tengan “eco” en “otros líderes.
La CIDH calificó como “evidente desacato” y actitud “contraria al principio internacional de acatar sus obligaciones” la actitud del gobierno de Venezuela de inhabilitar a López como candidato a diputado pese a que dicho tribunal internacional emitió en 2011 un fallo a favor del dirigente.
López -preso desde febrero de 2014 y condenado en septiembre pasado a casi 14 años de cárcel- fue inhabilitado en 2008 por la Contraloría General de la República para postularse a cualquier cargo público.
En su pronunciamiento, la Corte subrayó que la inhabilitación a López transgrede lo establecido por la Convención Americana sobre Derechos Humanos, entre otras cosas por haber sido impuesta por un funcionario administrativo y no por un juez.
Asimismo, la CIDH denunció en otras dos resoluciones que cinco dictámenes suyos fueron desobedecidos por el gobierno venezolano.
Dos de esos dictámenes están vinculados con ataques a la libertad de expresión (casos de periodistas de las televisortas RCTV y Globovisión), y los restantes con la situación de provisionalidad de los jueces (caso Mercedes Chocrón), las condiciones de reclusión en el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin, caso Díaz Peña) y ajusticiamiento policial (caso Uzcátegui).
Venezuela se retiró de la jurisdicción de la CIDH en 2013 pero está obligada a cumplir los fallos dictados antes de esa fecha. (Télam)