Rey Juan Carlos recurre demanda de paternidad

ESPAÑA

El rey Juan Carlos I de España recurrió la demanda de paternidad interpuesta por una mujer que asegura ser su hija, indicó ayer una fuente judicial.
Los abogados del rey presentaron un recurso para eludir el primer juicio al que se enfrenta Juan Carlos I, de 77 años, desde que perdió su inmunidad al abdicar, el pasado mes de junio.
El mes pasado, el Tribunal Supremo admitió a trámite la demanda de Ingrid Sartiau, un ama de casa belga, de 48 años.
“Don Juan Carlos ha presentado un recurso contra la admisión a trámite de la demanda de filiación”, aseguró una fuente judicial a la AFP.
Sartiau “ha recurrido, por su parte, el auto de admisión a trámite porque no se le ha dado respuesta a lo que solicitaba como prueba anticipada, que era la prueba de ADN”, agregó esa fuente.
Los abogados de ambas partes y la fiscalía deben estudiar los recursos antes de que se trasladen al tribunal, que tomará una decisión al respecto en las próximas semanas.

Relación.
Sartiau asegura que es el fruto de la breve relación que mantuvo su madre, hija de un conocido banquero de Barcelona, con el rey a finales de 1965, 10 años antes de que este accediera al trono. Juan Carlos se casó con la reina Sofía en 1962.
El monarca se convirtió en jefe del Estado en 1975, tras la muerte del dictador Francisco Franco, y reinó durante 39 años.
En junio, abdicó a favor de su hijo Felipe VI, de 47 años, con la esperanza de mejorar la imagen de la monarquía, muy deteriorada por una serie de escándalos. El mayor de todos es la acusación de fraude fiscal contra su hija Cristina, de 49 años, en el marco de un gran juicio por presunta corrupción protagonizado por el marido de ésta, Iñaki Urdangarin.

Prestigio.
Considerado durante décadas como el artífice del retorno de la democracia tras la muerte de Franco, quien lo había designado como su sucesor, Juan Carlos fue perdiendo su prestigio, hasta abdicar con una popularidad bajo mínimos.
También suscitó una polémica en 2012 tras viajar a Botsuana para cazar elefantes, mientras su país estaba sumido en una profunda crisis económica. Las críticas fueron tan feroces que el rey tuvo que pedir disculpas públicas, en un gesto inédito.
Juan Carlos pasó a engrosar la lista de monarcas europeos demandados por hijos ilegítimos, presuntos o reales, como el anterior rey belga Alberto II o el príncipe Alberto II de Mónaco, que en 2005 reconoció al pequeño Alexandre, entonces de 22 meses, fruto de una relación con una azafata francesa.
El palacio de la Zarzuela rechazó ayer hacer cualquier comentario sobre el recurso presentado por el rey, ya que se trata de un asunto privado. (AFP-NA)