Inicio El Mundo Rusia y China acusan a EE.UU. de violar la Carta de la...

Rusia y China acusan a EE.UU. de violar la Carta de la ONU

ATAQUE A IRAN

Rusia y China tomarán medidas conjuntas para resolver pacíficamente los conflictos en Oriente Medio después del reciente asesinato del mayor general Qassem Soleimani, el jefe de la Fuerza Quds de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, que perdió la vida junto con varios funcionarios de una milicia iraquí como resultado de un ataque aéreo perpetrado por Estados Unidos en Bagdad.
Así lo han acordado este sábado el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia; Serguéi Lavrov, y su homólogo chino, Wang Yi, en una conversación telefónica que ha abordado la escalada de las tensiones de Oriente Medio después de dicho ataque de Washington, aprobado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
Tanto desde Moscú como desde Pekín han confirmado la inaceptabilidad del uso de la fuerza en violación de la Carta de las Naciones Unidas y la necesidad de que todos los países respeten la soberanía y la integridad territorial de otros Estados.
Los ministros han señalado que esta acción ilegal de Estados Unidos «agravó seriamente la situación en la región», reza el comunicado del ministerio ruso. Desde Moscú han hecho hincapié en que en tales circunstancias Rusia y China «están interesadas en reducir las tensiones y tomarán medidas conjuntas para crear condiciones para una solución pacífica de las situaciones de conflicto».
Luego del ataque, Irán amenazó con castigar a los estadounidenses en cualquier lugar que esté al alcance de la República Islámica en represalia por el asesinato del mayor general Qassem Soleimani, declaró este 3 de enero Gholamali Abuhamzeh, el general de la Guardia Revolucionaria de Irán en la provincia sureña de Kermán.

Cohetes.
Dos cohetes de tipo Katiusha cayeron ayer en una base aérea que aloja tropas estadounidenses en Balad, a unos 80 kilómetros al norte de Bagdad, y otros dos proyectiles similares estallaron cerca de la embajada norteamericana, en la denominada Zona Verde de la capital, sin que hasta el momento se conozcan cifras de heridos, informaron fuentes de los servicios de seguridad.
Si bien las noticias aún son confusas, los dos ataques se produjeron casi de forma simultánea y no se reportaron «pérdidas humanas», según señaló la Célula de Información de Seguridad del gobierno iraquí en su perfil de la red social Twitter.
Dos misiles de mortero golpearon esta noche el corazón de la llamada Zona Verde, un área ultraprotegida que alberga a las principales instituciones gubernamentales y sedes diplomáticas de la capital iraquí, incluida la de Estados Unidos, sin provocar daños materiales o personales.
Poco después, a casi un centenar de kilómetros al norte de Bagdad, dos cohetes de tipo Katiusha -un modelo de artillería construido por los soviéticos en la Segunda Guerra Mundial- impactaron en la base aérea de Balad, una de las más importantes de Irak, donde están desplegadas tropas y aviones de la coalición internacional antiyihadista liderada por Washington.
Los llamados a la «venganza» se multiplicaron tanto en Bagdad como en Teherán, mientras que Washington decidió mandar al país petrolero unos 3.500 soldados -que se suman a los 750 enviados esta misma semana- para hacer frente a las amenazas.
En este contexto de máxima tensión, un comandante de las Operaciones Especiales de las Fuerzas de Movilización Popular advirtió a las tropas iraquíes que deben mantenerse al menos a 1000 metros de distancia de las bases militares estadounidenses situadas en Irak a partir del domingo por la noche.
Desde finales de octubre, hubo un total de trece ataques de misiles contra intereses estadounidenses en Irak, de los cuales uno de ellos mató el pasado 27 de diciembre a un contratista estadounidense presente en una base militar en Kirkuk, una zona petrolífera ubicada en el centro del país.

Objetivos.
Luego del bombardeo, el presidente Donald Trump amenazó a Irán con golpear «muy rápido y muy duro» 52 blancos iraníes si Teherán ataca a cualquier ciudadano o activo estadounidenses. «Que esto sirva como una advertencia de que si Irán ataca a cualquier estadounidense o activos estadounidenses tenemos como blanco 52 puntos iraníes (que representan los 52 rehenes que tomó hace muchos años)», escribió Trump en Twitter en referencia a cuando, en 1979, un grupo de estudiantes tomó la embajada estadounidense en Teherán y retuvo a su personal, señala el portal Univisión.
«No queremos más amenazas», agregó luego de que, horas antes, una milicia apoyada por Irán advirtió a los soldados iraquíes mantenerse alejados de bases estadounidenses en Irak. También este sábado, la administración Trump alertó a miembros del Congreso que la respuesta de Irán podría producirse en el plazo de semanas.
Según el mismo medio, hay intensas discusiones entre los distintos servicios de inteligencia de Estados Unidos sobre la inmediatez de la respuesta iraní. Algunos defienden la postura de que esta tardaría en producirse varias semanas mientras que otros alegan que los ataques se podrían producir en los próximos días.

«Compren ataúes».
El canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, ha arremetido contra el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, en un tuit publicado este sábado. «Hace 24 horas un payaso arrogante, que se hace pasar por un diplomático, afirmó que la gente estaba bailando en las calles de Irak. Hoy, cientos de miles de nuestros orgullosos hermanos y hermanas iraquíes le han dado su respuesta en todo su territorio», escribió Sharif, quien anticipó: «Ha comenzado el fin de la maligna presencia de EE.UU. en la Asia Occidental».
Por su parte, un alto comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica advirtió a las fuerzas estadounidense en Oriente Medio que se retiren si no quieren arriesgarse a perder la vida como consecuencia del asesinato del mayor general iraní Qassem Soleimani este 2 de enero.
«La Casa Blanca tiene que abandonar la región hoy o deberá ir al mercado a encargar ataúdes para soldados», amenazó el general Mohammad Reza Naghdi, citado este sábado por la agencia AP. Al mismo tiempo, Naghdi afirmó que Teherán no desea un «derramamiento de sangre» y que Washington deberá escoger «por sí mismo».

«No a la guerra».
Miles de personas se volcaron a la calle en 70 ciudades de los Estados Unidos para rechazar la decisión del presidente Donald Trump de mantener un conflicto bélico entre país contra Irán. «No a la guerra», es la leyenda de los cientos de carteles desplegados que demandan, además, la salida del ejército norteamericano de Medio Oriente.
Washington, Nueva York y Detroit fueron los lugares más visibles de la reacción autoconvocada que comenzó a gestarse en las redes sociales. «No permitiremos que nuestro país sea arrastrado a otra guerra inconsciente», gritó uno de los organizadores al grupo reunido frente a la Casa Blanca.
La movilización en la sede del gobierno estadounidense luego se dirigió al Hotel Trump, propiedad del empresario y jefe de Estado, que en la madrugada del viernes ordenó el asesinato del general iraní Qasem Soleimani, mediante un bombardeo con drones en medio oriente que ya tuvo sus primeras represalias.
En el icónico Times Square, en Nueva York, los manifestantes desfilaron con pancartas en las que rechazaban el despliegue de alrededor de 3500 soldados ordenado por el gobierno norteamericano. También hubo protestas este sábado en Chicago, delante del Trump Tower, propiedad del presidente, y en la ciudad de Los Angeles. (RT Noticias / Télam)