Rusia y China vetan proyecto

Rusia y China vetaron ayer un proyecto de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU presentado por Francia, que buscaba referir los crímenes cometidos en Siria ante la Corte Penal Internacional de La Haya (TPI) para que los investigara.
La propuesta recibió 13 votos a favor y dos en contra, los de Rusia y China, países que tienen derecho a veto en el Consejo, máximo órgano de decisión del organismo internacional.
Se trata del cuarto veto conjunto entre Moscú y Beijing en iniciativas planteadas en el Consejo de Seguridad sobre la guerra en Siria, que, en los más de tres años desde su inicio, en marzo de 2011, ya causó más de 150.000 muertos, según activistas opositores.
La votación tuvo lugar luego que el embajador francés, Gerard Araud, apeló a los miembros del Consejo de Seguridad a decir que este organismo “no olvidará los crímenes que se han cometido en Siria ni a los jefes que los han ordenado”, informó la agencia de noticias EFE.
La intervención del representante francés no hizo mella en Rusia, cuyo embajador, Vitaly Churkin, ya había dicho el miércoles que vetaría la propuesta, postura a la que se sumó China, que tradicionalmente mantiene en este espacio una política sobre Siria más callada que el Kremlin, un fuerte aliado del presidente sirio, Bashar Al Assad.

Decisión.
Como Siria no se sumó al Estatuto de Roma que creó la CPI, es necesaria una decisión del Consejo de Seguridad para dar a ese tribunal con sede en La Haya autoridad para encargarse de los crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos en su territorio.
Dos precedentes en este sentido son las aprobaciones del Consejo para que el TPI investigara los crímenes cometidos en Libia (2011) y la región sudanesa de Darfur (2005). (Télam)