Inicio El Mundo Según Bolsonaro, Argentina "camina hacia el socialismo"

Según Bolsonaro, Argentina «camina hacia el socialismo»

LA PANDEMIA AVANZA EN BRASIL, PERO CUESTIONA A NUESTRO PAIS

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, afirmó que Argentina es «un país que camina hacia el socialismo», y registra miles de muertos menos que Brasil por coronavirus, solo por la diferencia en cantidad de habitantes, un dato estadístico completamente erróneo. Según el índice de muertes por millón de habitantes, Brasil registra 9 veces más muertos que Argentina: 63,2 contra 7,4 de nuestro país.
El mandatario derechista también defendió el modelo aplicado por Suecia contra la pandemia y pronosticó que si no se levantan las cuarentenas, Brasil caerá en una «pobreza y miseria» comparables al «África subsahariana». Por eso, pidió «declarar la guerra» contra los gobernadores que están adoptando medidas restrictivas frente a la pandemia, durante una teleconferencia con los poderosos empresarios de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp).

Socialismo.
«Es sólo hacer la cuenta por millón de habitantes. Pero hablemos de Suecia, que no cerró la economía. Ustedes hablan desde el lado ideológico, hablan de un país que camina hacia el socialismo, que es Argentina», respondió, al ser consultado sobre la evidente diferencia entre países a los que el virus llegó simultáneamente. Con casi 210 millones de habitantes, Brasil registra más de 13.100 fallecidos por el virus. Argentina contabiliza 350 fallecidos, sobre 45 millones de habitantes. Brasil registra además 190.000 contagios, contra 6.800 de Argentina.
Argentina y Brasil registraron sus primeros diagnósticos positivos durante los primeros días de marzo. Mientras el gobierno brasileño rechazó las medidas estrictas de aislamiento, las autoridades argentinas aplicaron la cuarentena obligatorio en todo el territorio, desde el 20 de marzo.

«Miserables».
«Esta historia del lockdown es un fracaso; va a quebrar a Brasil. Les digo a los gobernadores que den marcha atrás», exclamó. «Es mentira que habrá recuperación económica. Brasil no se recuperará. Seremos un país de miserables. Hay que enfrenar el virus con coraje, morirán muchos; lamento, lamento, lamento. Pero más van a morir destrozados por hambre y falta de empleo», añadió. El gobierno brasileño calcula que el PBI caerá 4,7% en 2020, mientras que la fuga de inversores ya provocó una devaluación superior al 46% en lo que va del año.
Aunque las cifras resultan escandalosas, Bolsonaro parece restarle importancia a las imágenes de horror que se registran en las terapias intensivas y cementerios de todo Brasil. En teleconferencia con la conducción bolsoarista de la Fiesp, le atribuyó a los gobernadores «la responsabilidad por la pobreza y el desempleo». «Soy empleado de ustedes», les dijo a los industriales, convocándolos a realizar propuestas.
Bolsonaro le apuntó al gobernador paulista Joao Doria, cuyo estado registra un tercio de los contagios y muertos de Brasil, y está aplicando el distanciamiento social y restricciones a la actividad económica. «Un hombre está decidiendo el futuro de San Pablo, de la economía de Brasil. Ustedes, con todo respeto, deben llamarlo y jugar pesado, pesado, porque es una cuestión seria, de guerra», advirtió.

Eximido.
Mientras tanto, junto al ministro de Economía, Paulo Guedes, Bolsonaro firmó ayer un decreto que exime de acciones penales a funcionarios públicos (empezando por él) que cometan errores frente a la pandemia, algo así como una autoamnistía penal ante eventuales delitos. La medida fue inmediatamente cuestionada desde diversos sectores y está siendo apelada por la oposición ante el Supremo Tribunal Federal.
La Corte ya tiene bajo investigación al presidente por obstrucción de la justicia, tras las afirmaciones del exministro Sérgio Moro, quien lo acusó de interferir en la Policía Federal para manipular las investigaciones por corrupción contra su familia y amigos. (Télam)

Falleció un cacique amazónico
El cacique Messías Kokama, principal líder indígena de Manaos (capital del estado de Amazonas), falleció víctima del coronavirus. «Perdimos a nuestro líder, un cacique que soñó e idealizó el primer barrio indígena. Hoy nos deja su ejemplo de persistencia y un legado conquistado con lucha y coraje frente a conflictos y obstáculos», declaró la profesora Claudia Baré, cofundadora de esa comunidad en el mayor centro urbano de la Amazonia. Kokama, que falleció el miércoles, fue uno de los fundadores, en 2014, de la Comunidad Parque das Tribus-Tarumá, primer barrio indígena de la ciudad de Manaos, en el que residen 3.000 personas de 700 familias, pertenecientes a 35 etnias originarias que habitan en el estado. El fallecimiento fue comunicado por su prima y profesora Altací Robim, quien relató que el jefe permaneció internado durante una semana en el hospital Delphina Aziz después de dar positivo por coronavirus en una prueba clínica. Robim, también portavoz de la Comunidad Parque das Tribus-Tarumá, calcula que en el barrio hay más de cuarenta personas infectadas y que a nivel regional la etnia Kokama, integrada por unas 14.300 personas que viven en asentamientos, resulta la más afectada por la pandemia. Varios organismos internacionales y personalidades vienen denunciando que las poblaciones indígenas brasileñas podrían resultar diezmadas por esta pandemia, debido a la falta de asistencia del Estado para los pueblos originarios.