Siguen los escándalos por abuso

El obispo chileno Alejandro Goic, presentó su “renuncia indeclinable” al Consejo de Prevención de Abusos a menores, luego de que se conociera que no actuó frente a las denuncias por pedofilia de 14 sacerdotes que estaban a su cargo en la diócesis de Rancagua, según confirmó la Conferencia Episcopal de Chile.
“He presentado mi renuncia indeclinable al Consejo. Necesito concentrar todas mis energías en la diócesis para esclarecer todos estos lamentables hechos, con mis hermanos sacerdotes, apoyando a todas las comunidades, en especial a las que más han sufrido y han quedado sin su párroco”, aseguró Goic.
Horas más tarde, en un documento, la Conferencia Episcopal confirmó su renuncia, la cual fue aceptada. “Comprendemos que las actuales necesidades y dificultades que han ocurrido en la diócesis que pastorea han hecho necesaria esta determinación”, afirmó el texto. De todos modos, la Conferencia Episcopal resaltó “su constante esfuerzo y dedicación a la escucha y acogida de las víctimas de estos delitos y pecados”.
Goic, quien estaba a cargo del Consejo Nacional de Prevención de Abusos Sexuales a Menores de Edad de la Conferencia Episcopal de Chile, renunció como consecuencia de los casos de abusos a menores conocidos el viernes 18. La denuncia fue difundida el mismo día que los obispos chilenos regresaron de una reunión con el Papa, en Roma, para tratar, precisamente, una serie de escándalos en la que sacerdotes aparecen acusados de abusos a menores. (Télam)