Inicio El Mundo Siguen los homicidios de exguerrilleros de las FARC

Siguen los homicidios de exguerrilleros de las FARC

COLOMBIA MANCHADA DE SANGRE

Dos exguerrilleros en reincorporación fueron asesinados en la mañana de este viernes en Cúcuta. De acuerdo con la Policía de la ciudad, tres hombres que habrían hecho parte del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) en Tibú, Norte de Santander, estaban desayunando en un hotel de la ciudad cuando un sicario les disparó con una pistola con silenciador. El ataque dejó como resultado dos personas muertas y una herida. Las dos víctimas mortales serían Milton Urrutia Mora y José Milton Peña Pineda.
El coronel José Luis Palomino, comandante de la Policía de Cúcuta, admitió que ninguna de las víctimas del ataque contaba con esquema de seguridad o escoltas que protegieran su vida. Este doble homicidio se une a la preocupante cifra de antiguos miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que han sido asesinados desde que se firmó el acuerdo. De noviembre de 2016 a junio de este año, se reportaron 139 exguerrilleros asesinados, más de cien murieron por acciones sicariales en las que hombres en motocicleta dispararon sin mediar palabra con las víctimas.
En este último año, se han reportado las muertes de importantes miembros de las antiguas FARC. En mayo, Jorge Enrique Corredor, más conocido como Wilson Saavedra, fue asesinado en un establecimiento al lado de la carretera panamericana. Este fue uno de los hombres de mayor rango dentro de la extinta guerrilla en morir a manos de sicarios.
Saavedra hizo parte de la columna móvil Jacobo Arenas, que operó en el norte del Cauca; y fue comandante del frente 21 y del frente Víctor Saavedra. También fue un hombre de confianza del actual senador Pablo Catatumbo mientras ambos formaban parte del grupo insurgente, al punto que jugó un importante papel en el intercambio de mensajes entre el excomandante guerrillero y Henry Acosta, el empresario vallecaucano que fungió como facilitador del proceso de diálogos entre el Gobierno y las Farc.

También el Ejército.
Pero la muerte de exguerrilleros no solo se dio por acciones sicariales. En abril de este año, el exmiliciano de las FARC Dimar Torres fue asesinado por hombres del Ejército en Convención, Norte de Santander. Este asesinato generó un gran escándalo y reabrió el debate frente a los falsos positivos perpetrados por miembros del Ejército en esta zona del país.
«El hecho fue perpetrado por una patrulla del Ejército, eso ya está plenamente establecido gracias a la reacción inmediata de los habitantes de la comuna que increparon a la patrulla, la cual negó que lo tenían en su poder. Por tal motivo, estas personas penetraron al campamento donde estaban acantonados los uniformados y encontraron, primero, la fosa que se estaba cavando para enterrar y desparecer a este compañero. Luego hallaron el cadáver en el predio donde está ubicado el Ejército», declaró en su momento el senador de la FARC Julían Gallo.

Guerrilleros.
Entre el 4 y el 6 de septiembre fueron asesinados tres líderes sociales en Antioquia, se trata del defensor ambiental Fernando Jaramillo y de los integrantes de la Junta de Acción Comunal de La Milagrosa, Elias Godoy Restrepo y Humberto Alcaraz. Según la Fundación Sumapaz, han sido asesinados 13 líderes sociales en 2019 en este departamento. Jaramillo se encontraba en su finca de San Antonio cuando un sujeto armado disparo contra él. Por su parte, Godoy Restrepo y Alcaraz fueron asesinados en una carretera de La Milagrosa. (El Espectador. Nodal)