Inicio El Mundo "Soy un espécimen perfecto"

«Soy un espécimen perfecto»

DONALD TRUMP NO ACEPTARA UN DEBATE VIRTUAL

Al cumplirse una semana de su contagio, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que no participará del segundo debate con su rival demócrata, Joe Biden, el próximo jueves, si se mantiene la decisión de hacerlo virtual. «No voy a hacer un debate virtual», sentenció el magnate entrevistado por el canal de noticias Fox, volvió a desmentir rumores sobre su salud («creo que estoy mejor» y consideró «inaceptable» la decisión de la Comisión de Debates Presidenciales. «No creo que yo sea contagioso en absoluto. Estoy de vuelta porque soy un espécimen físico perfecto», sostuvo y advirtió que si fuera por él, habría encabezado personalmente un acto de campaña la noche anterior.
El jueves 1º de octubre Trump canceló sus giras, a un mes de las elecciones del 3 de noviembre. El positivo fue confirmado dos días después de que ambos candidatos compartieran escenario en el primer debate, y desde entonces crecieron la presión y la incertidumbre sobre el siguiente encuentro. Con 77 años, Trump integra el principal grupo de riesgo.
Al día siguiente de romper la cuarentena para volver a su oficina en la Casa Blanca, sector por el que transitan decenas de personas todo el tiempo, la Comisión de Debates Presidenciales (organización independiente) anunció que el segundo encuentro será virtual. Este debate ya tenía una característica especial (las preguntas vendrían de ciudadanos y no del moderador) y ahora se suma que los dos candidatos estarán «en lugares remotos separados» explicó la comisión.

No presencial.
Mientras tanto, el moderador, el jefe de Política de la cadena C-Span, Steve Scully, y demás participantes (público, técnicos) estarán en el Centro Adrienne Arsht, en Miami, sitio originalmente previsto para la cita. El jefe de la campaña oficialista, Bill Stephen (miembro del entorno presidencial que también dio positivo por coronavirus) explicó la negativa de Trump en un comunicado. «El presidente ganó el primer debate pese a la terrible y parcial moderación de Chris Wallace (periodista de Fox) y todos lo saben. Que las criaturas del pantano (como llama Trump a la clase política de Washington) de la Comisión de Debates Presidenciales ahora salgan en defensa de Joe Biden cancelando de manera unilateral el debate en persona es patético» sentenció.
Tras salir del Centro Médico Militar Walter Reed, Trump grabó un video en el jardín de la Casa Blanca sin barbijo en el que pareció dar a entender que estaba curado. «Si estás en el hospital y te sientes mal, estamos trabajando para que obtengas las mismas drogas que tomé, gratis y rápido. Tenemos cientos de miles de dosis que están casi listas. Ya tengo todo listo para autorizarlo, lo vamos a firmar ya y se van a recuperar. Les dicen terapéuticas pero me hicieron bien. Yo digo que son una cura», aseguró Trump en un video por Twitter.
Pese a su optimismo, su equipo médico acaró que su alta para volver a la Casa Blanca no significa que esté «completamente fuera de peligro» y reconoció ante la prensa que el virus podía ser activo entre siete y diez días más, es decir que Trump podría contagiar a terceros.
Las últimas encuestas nacionales otorgan a una amplia mayoría (superior a 10 puntos) a Biden, que además encabeza los sondeos en la mayoría de los estados clave. (Télam)

Regeneron, el cóctel terapéutico
El contagio de Trump introdujo al debate mundial un nombre casi desconocido hasta la fecha: el Regeneron, un tratamiento experimental que busca reducir la carga viral y aliviar los síntomas de pacientes no hospitalizados con Covid-19. El cóctel Regn-Cov2 que el mandatario consideró «una cura» se encuentra en etapa de investigación: ya pasó las fases 1, 2 y 3 de ensayo y fue probado en 275 pacientes con coronavirus.
La compañía productora del cóctel informó que su desarrollo y fabricación fueron financiados por el gobierno de Estados Unidos y se trata de «una combinación de dos anticuerpos monoclonales diseñado específicamente para bloquear el poder de infección del Sars-Cov2», dijo la agencia EFE.
Para estas pruebas los participantes voluntarios fueron divididos en tres grupos: uno que recibió (al igual que Trump) una dosis única de 8 gramos (la más alta), otro recibió una infusión de 2,4 gramos y el tercero solo obtuvo un placebo. Para desarrollar el Regn-Cov2, los científicos evaluaron miles de anticuerpos producidos por ratones, modificados genéticamente para tener una respuesta inmune similar a la humana.
«El mayor beneficio se obtuvo en pacientes que no habían montado su propia respuesta inmune efectiva, lo que sugiere que el Regn-Cov2 podría proporcionar un sustituto terapéutico a la respuesta inmune natural», explicó el presidente y director científico de Regeneron, George Yancopoulos.
Hasta que la Administración de Alimentos y Medicinas (FDA) apruebe esta droga, la única forma de acceder al tratamiento es ser voluntario para sus ensayos clínicos. Un día después de que Trump calificara como «una cura» al medicamento, se dispararon en la Bolsa las acciones de la compañía, que solicitó una «autorización de emergencia» a la FDA para que el fármaco esté disponible a toda la población.