Tensiones diplomáticas

DETENCION DE DIRIGENTES OPOSITORES TURCOS

La Justicia de Turquía ordenó ayer la prisión preventiva para los dos copresidentes del principal partido pro kurdo del país, poco después de su detención y de la de una decena de sus diputados, una decisión que ahonda la purga iniciada tras el intento de golpe de Estado de julio pasado.
La detención de los máximos dirigentes del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), segunda fuerza de la oposición turca, y de varios de sus legisladores, causó un terremoto político en Turquía y tensiones diplomáticas con Occidente, cuyas relaciones ya se encontraban tensas por los ataques contra las libertades del gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan.
Los dos copresidentes del HDP, Selahattin Demirtas y Figen Yüksekdag, y otros cinco parlamentarios fueron enviados a prisión preventiva por el tribunal de Diyarbakir, la “capital” de las regiones kurdas del país, mientras que tres quedaron en libertad bajo control judicial, y todavía se decide sobre el caso de otros dos.
En un comunicado, la formación describió las detenciones como “purga” instigada por el presidente turco, con la finalidad de “clausurar el partido” que se opone a su ambición de reformar la Constitución y atribuirse poderes ejecutivos.
“Es un día oscuro no sólo para nuestro partido sino para toda Turquía y la región, dado que significa el fin de la democracia en Turquía”, aseveró el texto.
A los diputados se los interroga dentro de una investigación sobre supuestos vínculos del HDP con el proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda.
También deben responder a preguntas sobre las protestas de octubre de 2014, que dejaron decenas de muertos. (Df.Télam)

Compartir