Inicio El Mundo Tregua en Nagorno Karabaj

Tregua en Nagorno Karabaj

ARMENIA Y AZERBAIYAN ALCANZARON UN ACUERDO EN MOSCU

En Moscú, el canciller Lavrov mantuvo negociaciones durante más de 10 horas con sus pares Zograb Mnatsakanián (Armenia) y Ceyhun Bayramov (Azerbaiyán) tras la invitación del presidente ruso Vladimir Putin para negociar una tregua. Sobre las 3 de la madrugada, Lavrov apareció ante la prensa y realizó el anuncio: «las partes acordaron los siguientes pasos. Primero: se declara un alto el fuego a partir de las 12 horas del 10 de octubre de 2020, con fines humanitarios, para realizar un canje de prisioneros de guerra y otras personas retenidas, así como un intercambio de cadáveres con la mediación del Cicr (Comité Internacional de la Cruz Roja)».
Según la agencia Sputnik, «los parámetros concretos del armisticio se acordarán adicionalmente». «La República de Azerbaiyán y la República de Armenia, con la mediación de los copresidentes del Grupo de Minsk de la Osce y sobre la base de los principios básicos de solución, comienzan negociaciones sustanciales con el fin de pronto alcanzar una resolución pacífica» del conflicto en Narogno Karabaj, agregó Lavrov.

Intermediación rusa.
A última hora del jueves Putin había solicitado públicamente el fin de los combates entre fuerzas armenias y azerbaiyanas, que dejaron cientos de muertos y miles de desplazados durante las últimas dos semanas en la región separatista Nagorno Karabaj. Según el informe del Kremlin la iniciativa de Putin incluía una invitación a Moscú para los cancilleres de ambas naciones y llamados telefónicos al presidente azerbaiyano, Ilham Aliyev, y el primer ministro armenio, Nikol Pashinian.
Las hostilidades iniciadas el 27 de septiembre provocaron los enfrentamientos más graves en casi 30 años de conflicto en torno a Nagorno Karabaj, enclave separatista en territorio azerbaiyano controlado por ciudadanos de origen armenio desde 1994, al cabo de una guerra de secesión.
Putin propuso un alto el fuego para intercambiar prisioneros y recoger cuerpos de soldados muertos, dijo el Kremlin. En Moscú, el canciller ruso Serguei Lavrov recibió ayer a ambos cancilleres en su despacho, según mostraron canales rusos de televisión.

Condiciones.
Si bien Pashinian reiteró su predisposición al diálogo y la tregua, Azerbaiyán condicionaba un cese del fuego a la retirada de fuerzas armenias de Nagorno Karabaj, argumentando que el fracaso de las negociaciones internacionales para alcanzar un acuerdo no dejan otra opción que la recuperación del territorio por la fuerza. En mensaje a su pueblo, el mandatario recordó que 30 años de conversaciones internacionales no consiguieron ni una pulgada de progreso, no nos devolvieron ni una pulgada de las tierras ocupadas. Mediadores y líderes de organizaciones internacionales expresaban que no hay una solución militar para el conflicto. No estuve de acuerdo con esa tesis y tenía razón. Ahora el conflicto discurre por medios militares. Los medios políticos vendrán después», aseguró Aliyev, citado por la BBC.
Sin embargo, poco después justificó la presencia de su canciller en Moscú: «le estamos dando a Armenia la oportunidad de resolver el conflicto pacíficamente. Esta es su última oportunidad», advirtió.
A pesar del anuncio, al cierre de esta edición continuaban fuertes bombardeos. Los enfrentamientos ya se cobraron más de 400 víctimas fatales, incluyendo civiles, aunque resulta una cifra muy parcial porque Azerbaiyán no informa sus pérdidas militares. La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, afirmó ayer que al menos 53 civiles murieron desde que comenzaron los combates, que incluyeron bombardeos sobre zonas urbanas, especialmente la capital de Nagorno Karabaj, Stepanakert.
El gobierno separatista anunció que la mitad de los 140.000 habitantes de Nagorno Karabaj debieron abandonar sus hogares por la guerra, mientras Armenia acusa a Turquía (histórico enemigo) de traer mercenarios yihadistas desde Siria para sumar al ejército de Azerbaiyán (musulmán como Turquía). (Télam-EFE)