Trump atacó a jugadores

DEPORTISTAS SE MANIFESTARON POR VIOLENCIA POLICIAL DURANTE EL HIMNO

Trump no soporta el gesto que realizan los jugadores durante el himno en señal de protesta por la violencia policial contra los negros y otras minorías en EE.UU. Desde septiembre de 2017, al año de que empezara esta práctica simbólica, Trump ha tildado de “hijos de puta” a quienes la han adoptado, ha llamado a boicotear la competición, ha presionado para que suspendan a los rebeldes y ayer, por segunda vez, pidió que se los multe sin sueldo.
La nueva ronda de ataques llegó después de jugadores afroamericanos se arrodillaron o se quedaron en el vestuario durante la canción nacional en los partidos de pretemporada de la NFL. “Los jugadores de la NFL están de nuevo en ello, arrodillándose cuando deberían estar de pie orgullosos ante el himno nacional. Numerosos jugadores, de diferentes equipos, quisieron mostrar su ‘indignación’ por algo que la mayoría de ellos son incapaces de definir.

Trump indignado.
Ellos están ganando una fortuna haciendo lo que aman”, escribió Trump en su cuenta de Twitter. Parecía más calmado de lo normal respecto a un tema que se sabe le indigna. Pero vino el segundo tuit para despejar las dudas de si se había ablandado. “¡Sé feliz, sé bueno! Un partido de fútbol, por el que los aficionados están pagando mucho dinero por ver y disfrutar, no es un lugar para protestar. La mayoría de ese dinero va para los jugadores. Busca otra forma de protestar. ¡Mantente orgullosamente en pie por tu himno nacional o sé suspendido sin paga!”.
Después de que el jueves dos jugadores de los Miami Dolphins se arrodillaran y otro del mismo equipo levantara el puño, la NFL emitió un comunicado: “El himno se seguirá reproduciendo antes de cada partido, y se espera que todos los jugadores se pongan de pie durante la presentación de la bandera y la ejecución del himno. Los que no deseen hacerlo pueden optar por permanecer en el vestuario”, explicó el portavoz de la liga, Brian McCarthy.

NFL.
En mayo, la liga de fútbol americano prohibió a los jugadores hincarse durante el himno, amenazando de que en caso de que ocurriese, los equipos serían multados. Dicha normativa permitía que si un jugador no quería escuchar de pie el cántico en señal de protesta, podía permanecer en el vestuario y entrar luego al terreno de juego. Así, nadie -especialmente Trump- se enteraría de su protesta contra el racismo. Pero a fines de julio la NFL congeló la orden y adelantó que se sentaría con el sindicato de jugadores a discutir la cuestión sin que por ahora se haya alcanzado un acuerdo. (Elpaís.com)