Inicio El Mundo Trump sube aranceles a acero y aluminio

Trump sube aranceles a acero y aluminio

UNA LECCION DE PROTECCIONISMO PARA MACRI Y BOLSONARO

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que volverá a imponer aranceles contra el aluminio y el acero que se exportan desde Argentina y Brasil. La desagradable novedad fue comunicada a través de su cuenta en Twitter, en donde señaló que la medida es en respuesta a las «masivas devaluaciones» de las monedas en estos dos países. «Esto no es bueno para nuestros agricultores y fabricantes, a los que se les hace muy difícil exportar», escribió el mandatario en las redes sociales.
Sin embargo, analistas económicos consideran que detrás de esta justificación relacionada al tipo de cambio hay razones geopolíticas, en la misma semana que se realiza la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur, a ocho días del cambio de Gobierno en Argentina y en un contexto de acercamiento del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, con China.
Tanto el Gobierno como el sector empresario se mostraron sorprendidos por el «inesperado» anuncio y buscarán avanzar en canales institucionales para conocer cuál es la implicancia de la medida.
«Con vigencia inmediata, restablecerá las tarifas de todo el acero y aluminio que se envíe a los Estados Unidos desde Argentina y Brasil», escribió Trump el lunes a primera hora del día. Sin embargo, esta no es la primera vez que lleva a cabo una medida de este tipo. En marzo de 2018 había anunciado la imposición de aranceles del 25 por ciento al acero y el 10 por ciento al aluminio, con excepción de México y Canadá, principales socios comerciales.
En ese momento, Mauricio Macri llamó a su par estadounidense para expresarle la «preocupación» del gobierno argentino por la decisión de la Casa Blanca. Dos meses más tarde, Estados Unidos anunció que exceptuaba a la Argentina del cobro de aranceles, aunque con cupos de exportación libres de gravamen, con un tope de 180 mil toneladas anuales.

Geopolítica
Analistas económicos consideran que detrás de la justificación por las devaluaciones, hay razones geopolíticas. De hecho, fue el mismo FMI el que se mostraba en contra de contener el tipo de cambio y a favor de la libre flotación del dólar. En la práctica, esto significó una megadevaluación: en los días previos a la firma del endeudamiento más grande de la historia del Fondo, en junio de 2018, el dólar estaba a 25 pesos. Casi un año más tarde, en abril de este año, el FMI recién entonces le permitió al Banco Central intervenir en el mercado de cambios, en medio de una fuerte volatilidad del dólar, que había trepado a más de 40 pesos.
«Trump cree que los gobiernos de Argentina y Brasil diseñan devaluaciones para dañar a los agricultores estadounidenses… y responde elevando aranceles al aluminio y acero… ¡la premisa es incorrecta y la reacción una locura», manifestó Héctor Torres, ex director ejecutivo de Argentina ante el FMI y miembro de la Organización Mundial de Comercio. En este sentido, Sebastián Maril, CEO de Finguru y especialista en política económica norteamericana, manifestó: «Esto no está relacionado con la devaluación, busca marcarle la cancha a Alberto Fernández y está decepcionado con el discurso de su mejor amigo Bolsonaro tras la cumbre con Xi Jinping».
Por su parte, Miguel Angel Toma, miembro del Consejo Directivo de Techint, aseguró que «cualquier medida vinculada a colocarle trabas al comercio termina siendo negativa para los sectores exportadores». En una entrevista con El Destape Radio, explicó que Argentina es competitiva en la producción de acero y aluminio. Adelantó que habrá que esperar qué alcances tiene la determinación.

Relación comercial.
En las importaciones de Estados Unidos de la categoría «hierro y acero», Brasil tiene una gran importancia. Ocupa el segundo lugar, después de Canada, y representa el 10 por ciento de las importaciones de esa categoría. En cambio, en la categoría aluminio Argentina tiene mayor relevancia que Brasil, aunque está lejos de ser significativa para Estados Unidos. Sólo el 2 por ciento de las importaciones de aluminio de Estados Unidos proviene de Argentina. Así se desprende del portal Atlas of Economic Complexity, con datos de 2017.
Sin embargo, si se observa desde el lado de las exportaciones argentinas, Estados Unidos es un mercado de relevancia para la economía local. Según la misma fuente, en la categoría aluminio el 60 por ciento de las exportaciones van hacia Estados Unidos. Y en «hierro y acero», el 9 por ciento. Según el último dato del Indec para octubre de este año, Estados Unidos es junto con China y Brasil uno de los principales socios comerciales. (Pagina12.com)

Una medida sorpresiva.
El anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de volver a imponer aranceles para las exportaciones de acero y aluminio tomó por sorpresa al gobierno argentino y al brasileño. El ministro de Producción, Dante Sica, aseguró que el anuncio fue “inesperado” y que activaron todos los canales de diálogo para obtener alguna precisión de la medida, ya que no hubo ningún comunicado formal más allá del mensaje de Trump en Twitter. Por su parte, Jair Bolsonaro aseguró que tiene “un canal abierto” con Trump, por lo que si considera necesario lo llamará telefónicamente para intentar volver atrás sobre la medida.
«Fue un tema inesperado, no existía ninguna señal ni hacia nuestro gobierno, ni hacia el de Brasil, ni al sector privado, respecto a cambios en el acuerdo con Estados Unidos», aseguró Sica en declaraciones a Télam.
Una vez conocido el mensaje de Trump en su cuenta de Twitter, Sica se reunió con Jorge Faurie, ministro de Relaciones Exteriores, para analizar el curso de acción. La primera medida que tomaron fue solicitar entrevistas con sus pares de Estados Unidos y con el embajador Fernando Oris de Roa. «Estamos activando todos nuestros contactos en Washington para tener alguna precisión más. No sabemos cuál es la magnitud de esa declaración ni cómo impacta en los acuerdos vigentes», aseguró Sica.
Las nuevas reglas de juego tienen un impacto económico en las condiciones comerciales, dado que las exportaciones de acero y aluminio alcanzaron los 700 millones de dólares anuales en 2018.