Inicio El Mundo Un nuevo ataque al Capitolio

Un nuevo ataque al Capitolio

LAS AUTORIDADES DESCARTARON QUE EL ACTO ESTE RELACIONADO AL TERRORISMO

El Capitolio de Washington vivió un nuevo episodio de violencia ayer por la tarde. Un conductor impactó contra una barrera y mató a un oficial de policía. El atacante murió luego en el hospital a causa del enfrentamiento con la fuerza de seguridad. Las autoridades no relacionaron el hecho a un acto terrorista.
El Capitolio de Washington vivió este viernes, apenas tres meses después del asalto del 6 de enero, un nuevo episodio de violencia. Un conductor, identificado como Noah Green, 25 años (de Indiana), mató a un veterano de 18 años del cuerpo de policía, William Evans, y herido de gravedad a otro al embestir su coche contra una de las barreras de seguridad del Congreso poco después de la una de la tarde (hora local).
El individuo, salió del vehículo blandiendo un cuchillo, fue abatido y tanto el complejo como todas las avenidas cercanas permanecieron cerradas por seguridad por algo más de una hora. El ataque encendió las alarmas en una ciudad aún marcada por la revuelta de principios de año, cuando apenas empezaban a retirarse las vallas levantadas desde entonces. Las autoridades no relacionaron el suceso con un acto de terrorismo ni han identificado ninguna conexión aparente con el asalto, pero toda la zona fue blindada por protección, con un despliegue de militares reservistas de la Guardia Nacional que recordó a la tensión de los últimos meses.

Sospechoso.
La jefa interina de la Policía del Capitolio, Yogananda Pittman, explicó en rueda de prensa que el sospechoso no se encontraba en los registros del cuerpo, con lo que no pudieron establecer en este punto si buscaba atentar contra alguien en concreto o cuál era exactamente el móvil de su acción, si se trata del ataque de un lunático, de un lobo solitario, o de ambas cosas a la vez.
«A las 13.02 el sospechoso se estampó contra la barricada norte. Primero arrolló a los agentes y luego se estrelló contra la barrera y salió del coche con un cuchillo en la mano. Los agentes trataron de hablar con él pero no respondía a sus órdenes y dispararon», explicó Pittman. Cuando se refirió a la muerte del agente, la jefa interina del cuerpo contuvo la emoción. «Ruego que tengan a la policía del Capitolio en sus oraciones, este ha sido un tiempo muy difícil para nosotros», afirmó. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, definió al agente muerto como «un mártir de la democracia».

Control de entrada.
El choque y el tiroteo tuvieron lugar en uno de los puntos de control de entrada al Senado, que ahora se encuentra en receso, pero que normalmente utilizan los senadores el personal de la Cámara alta. El presidente, Joe Biden, acababa de dejar Washington, en ruta a la residencia de vacaciones de Camp David, cuando sucedieron los hechos. «Tanto Jill como yo tenemos el corazón roto tras conocer el violento ataque en un puesto de control de la seguridad del Capitolio de EE UU», declaró el mandatario a través de un comunicado hecho público por la Casa Blanca.
De nuevo, el presidente ordenó que las banderas de los edificios públicos y de la Casa Blanca ondearan a media asta en señal de duelo hasta el atardecer del próximo 6 de abril. Dos tiroteos de masas producidos en menos de una semana en EE UU llevaron al presidente a dictar la misma medida respecto a las banderas.

Operativo.
Decenas de coches de policía se trasladaron a la zona, como también vehículos de emergencia, y todas las avenidas que llevan al Capitolio quedaron inmediatamente cerradas. Tantos los dos agentes como el sospechoso fueron trasladados a un hospital. Este, que llegó en estado crítico, falleció en el centro médico. (ElPaís)