Inicio El Mundo Una bandera de Maradona, al frente de las protestas contra la policía...

Una bandera de Maradona, al frente de las protestas contra la policía en París

La muerte de Diego Armando Maradona golpea al mundo entero y llegó hasta la capital francesa, París, de la forma menos (o quizás más) esperada: en medio de los reclamos contra el abuso de la policía en un caso de racismo cuando los manifestantes se enfrentaban con la policía.

La bandera del astro del fútbol argentino fue captada en un video donde manifestantes y las fuerzas de seguridad chocan y se enfrentan. Varias personas se ubican detrás de la amplia bandera blanca con el rostro del Diez y el mensaje «La mano de Dios nació y llenó de alegría al pueblo».

La presencia de la bandera se relaciona con el sentimiento que el Diez despierta en amplios sectores populares en todo el globo como revelaron los homenajes hasta en los lugares más reconditos como las ruinas de Siria.

El caso que motiva las protestas donde la bandera del Diego es protagonista ocurrió el pasado 21 de noviembre, el productor de música Michel Zecler fue golpeado por la policía. Las imágenes de una cámara de seguridad, difundidas el jueves por el medio Loopsider, muestran a tres agentes pateando y golpeando a Zecler, cuando este entraba a su estudio musical.

El joven aseguró que, además de ser golpeado, fue objeto de insultos racistas por ser negro durante los cinco minutos de golpiza. La misma le dejó hematomas en todo el cuerpo y necesitó puntos en la cabeza. “Me atacaron personas que deberían haberme protegido. No hice nada para merecer esto. Solo quiero que estas tres personas sean castigadas según la ley”, dijo Zecler a la prensa afuera de la jefatura de policía este jueves.

Las autoridades suspendieron y están bajo investigación los tres policías que aparecen en el video. Pero el hecho, como sucede también en Estados Unidos, indignó a la población. Sumado a eso, el artículo 24 de la ley de seguridad nacional tipifica como delito la publicación de imágenes de policías o soldados en las redes sociales que puedan afectar a los uniformados en su seguridad física y psicológica. Los opositores sostienen que la norma afectará la capacidad de los medios para controlar el comportamiento de la policía.

Las protestas.

Decenas de miles de franceses se volcaron hoy a las calles para protestar contra un proyecto de ley de seguridad, considerado una mordaza por sus detractores, en medio de un nuevo caso de violencia policial que tiene al Gobierno de Emmanuel Macron en aprietos.

En el centro de las protestas figuran tres artículos que castigan la difusión de la imagen de la policía, el uso de drones, así como imágenes tomadas por ciudadanos con sus teléfonos móviles a las fuerzas del orden.

Miles de personas marcharon de manera pacífica en más de setenta ciudades en todo el territorio, como Lille, en el norte del país, y Montepellier, en el sudeste. En París, unos 46.000 manifestantes se concentraron esta tarde en la plaza de la República y marcharon poco más de dos kilómetros hasta la plaza de la Bastilla, según datos de la Policía local.

«Policía en todas partes, justicia en ninguna parte», «Estado policial» y «sonríe mientras te golpean» eran algunos de los lemas más coreados en la manifestación parisina, que se desarrolló principalmente de manera pacífica.

Sin embargo, al final de la tarde, se registraron algunos incidentes cerca de la plaza de la Bastilla entre uniformados y manifestantes, muchos de ellos vestidos de negro y encapuchados, que levantaron barricadas, prendieron fuego a mobiliario urbano y lanzaron proyectiles contra las fuerzas de seguridad, informó la agencia de noticias AFP.

Más tarde, nuevos choques se produjeron en la plaza de la Bastilla, donde individuos incendiaron un quiosco de prensa y un restaurante, y la policía respondió lanzando gases lacrimógenos y granadas aturdidoras, mientras los organizadores llamaban a la dispersión, reportó la cadena Bfmtv.

En el centro de la controversia, está el artículo 24 que castiga con un año de cárcel y hasta 45.000 euros de multa la difusión «malintencionada» de imágenes de las fuerzas del orden. El Gobierno asegura que esta disposición pretende proteger a la policía de llamados al odio y amenazas en las redes sociales, con revelaciones de detalles sobre su vida privada.

Pero los detractores sostienen que muchos casos de violencia policial quedarían impunes si no hubieran sido grabados por las cámaras de periodistas o por los teléfonos de los ciudadanos. (El Canciller/Télam)