Una mujer estéril logró ser mamá con un útero trasplantado de una donante fallecida

Nació la primera bebé del mundo concebida por una mujer estéril gracias a un útero trasplantado de una donante fallecida. Sucedió en Brasil y es la primera vez, después de una decena de fracasos en Estados Unidos, República Checa y Turquía, que un trasplante de útero a partir de una donante fallecida permite llevar a cabo un nacimiento. También es una primicia para un nacimiento mediante un trasplante de útero en América Latina.

El trasplante se llevó a cabo en septiembre de 2016 en el Hospital Universitario de Sao Paulo. La mamá que recibió el útero tenía 32 años y nació sin este órgano, padeciendo el síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser.

El útero procedía de una mujer de 45 años que murió de un derrame cerebral y donó varios de sus órganos. La operación duró más de 10 horas y fue seguida de un tratamiento inmunosupresor. Tras siete meses en que la paciente no rechazó el nuevo órgano y tuvo la menstruación, se le introdujeron los óvulos fecundados que dieron lugar a un embarazado común.

La beba nació sana, aunque ligeramente prematura, por cesárea a las 35 semanas y tres días, el 15 de diciembre de 2017, y pesó unos 2,550 kilos. (TN)