miércoles, 28 octubre 2020
Inicio El Mundo Una tragedia que nunca termina

Una tragedia que nunca termina

MORTIFERA SEGUNDA OLA MANTIENE EN VILO A EUROPA

El Ministerio de Salud de República Checa informó ayer que en una jornada se detectaron 9.721 contagios de coronavirus, 177 más que el récord del día anterior. Este país de más de 10 millones de habitantes registró hasta ahora 149.010 casos, casi 50.000 de ellos en la última semana. Y desde el inicio de la pandemia suma ya 1.230 muertes.
Ante el crecimiento de casos, los hospitales aplazaron las operaciones programadas no esenciales para dedicarse por entero a los pacientes con Covid-19, frente al oscuro pronóstico de los especialistas, quienes advierten que los hospitales podría alcanzar el límite de su capacidad antes de fin de mes. Por eso, el Ejército comenzará hoy a levantar un hospital de campaña en un centro de exposiciones de Praga con capacidad para 500 pacientes.
En Portugal se registraron 2.608 nuevos casos, récord por tercer día consecutivo luego de que el gobierno decretara el «estado de calamidad», con nuevas y mayores restricciones. Hasta ahora Portugal registra 95.902 casos y 2.149 fallecimientos. Las autoridades expresaron su preocupación por la situación en las regiones metropolitanas de Lisboa y Oporto, y el primer ministro António Costa ya no descarta un nuevo confinamiento.
En una entrevista con el diario Publico, aseguró que prefiere no contemplar una medida semejante, pero no puede «excluir lo que la realidad impone». El estado de calamidad implica limitar las reuniones a cinco personas, mientras que las fiestas privadas como bodas o bautismos podrán contar como máximo con 50 invitados.

Polonia y Hungría.
El Ministerio de Salud de Polonia (38 millones de habitantes) anunció un récord de 132 fallecimientos por coronavirus en las últimas 24 horas y 7.705 nuevas infecciones, con lo que ya suma 157.000 contagios desde el inicio de la pandemia y 3.440 muertes. El primer ministro, Mateusz Morawiecki, anunció un incremento de restricciones en las zonas más complicadas y pidió «quedarse en casa».
También en Hungría las 33 muertes de ayer por coronavirus marcaron un nuevo récord, luego de los 29 fallecimientos del jueves, informó el Ministerio de Salud. Con casi 10 millones de habitantes, Hungría acumula 41.732 casos y 1.085 muertes. El primer ministro Viktor Orban implementó restricciones menos severas que otros países vecinos, para evitarque se acentúe la crisis derivada del desplome económico.
El tapabocas es de uso obligatorio en el transporte público, los comercios y los shoppings, así como en hospitales y clínicas. Los restaurantes y bares cierran a las 23 y están prohibidas las visitas en centros de salud y geriátricos.

Más de 8 millones.
Tampoco afloja la pandemia en Estados Unidos, que ayer superó los 8 millones de contagios tras registrar 62.000 nuevos casos, el mayor pico desde junio, con aumentos de propagación en 44 (sobre 50) estados y de muertos en 20. El país nunca logró bajar la curva de contagios a menos de 20 mil casos diarios y ayer también superó la barrera de los 218.000 muertos, según la Universidad local Johns Hopkins.
El virus golpeó primero a Nueva York en marzo y abril. Cuando este estado y sus vecinos lograron controlar al brote a fuerza de cuarentenas y paro de actividades, el país entró en una meseta con alrededor de 20.000 casos diarios por multiplicación de brotes pequeños en el sur y el oeste del país, principalmente.
Hacia mitad de año, algunos brotes crecieron exponencialmente y el país alcanzó un pico más alto que el original de Nueva York. Luego de superar la tensión hospitalaria en estados como California, Florida y Luisiana, ahora volvieron a registrarse focos importantes en otras regiones. Según el The Washington Post, en Wiscosin, Ohio, Indiana, Dakota del Norte, Montana, Nuevo México y Colorado se registraron esta semana drásticos aumentos de contagios diarios.

Un juez alemán
El Tribunal Administrativo de Berlín anuló los limites de horario impuestos a bares y restaurantes, al considerar que “no resulta evidente” que esa medida contribuya a contener la pandemia, el mismo día que se registró un nuevo récord de contagios en Alemania, con más de 7.000 casos en un solo día.
Once empresarios gastronómicos recurrieron a la justicia para que evaluara estas restricciones, impuestas el 10 de octubre. El tribunal consideró que la medida representaba una “usurpación desproporcionada de la libertad” del sector, informó la agencia AFP. El fallo podría ser apelado ante el tribunal administrativo superior de Berlín-Brandeburgo. El Ayuntamiento de Berlín había resuelto obligar al cierre entre las 23 y las 6, ante el preocupante aumento de casos de coronavirus en la capital del país.
El miércoles, la canciller Angela Merkel y los líderes regionales establecieron una estrategia nacional con nuevas restricciones, entre ellas cierres nocturnos de bares y restaurantes a partir de una cifra de infecciones. El Instituto Robert Koch (centro de enfermedades infecciosas de Alemania) apuntó que en ayer se registraron 7.344 casos, superando el record del jueves (6.638). La máxima cifra anterior (6300) se había registrado en marzo, durante la primera ola.
Alemania registró hasta ahora más de 348.000 contagios y contabiliza 9.734 muertes.