Una joven dice que mató a 22 personas durante rituales

Una joven estadounidense de 19 años reconoció que mató a 22 personas durante rituales de una secta satánica a la que adhirió hace seis años, informó la agencia italiana Ansa.
Se trata de Miranda Barbour, quien está en la cárcel desde mediados de noviembre último por el asesinato de Troy LaFerrara (42).
La muchacha contactó al hombre a través de un anuncio en la web estadounidense Craiglist y le ofreció sexo a cambio de 100 dólares, reportó Ansa.
Se trata de una página de comunidades on line organizadas por ciudades que ofrece anuncios clasificados gratis sobre empleo, ventas, viviendas, sentimentales y otros servicios.
La joven admitió haber matado a LaFerrara junto a su esposo, Elyette Barbour (22), y contó que lo apuñaló mientras él lo estrangulaba.
Luego arrojaron el cuerpo a un callejón de Sunbury, una pequeña ciudad a 100 kilómetros al noroeste de Filadelfia.

Asesina múltiple.
Miranda aseguró a un diario local desde la cárcel que es una asesina múltiple ya que, dijo, mató por lo menos a 22 personas en los últimos seis años en los estados de Alaska, Texas, California y Carolina del Norte, donde había vivido.
“Siento que ha llegado el momento de sacar todo esto, no me importa si la gente me cree o no”, expresó.
Miranda le dijo al diario que no sentía ningún remordimiento por sus víctimas debido a que mató sólo a “gente mala” y que “si fuera puesta en libertad, lo haría de nuevo”.
Los abogados de la pareja pidieron una evaluación psiquiátrica, en tanto, la policía de Pennsylvania solicitó información a los otros estados para esclarecer si es cierto lo que confesó Barbour, que según algunos medios fue abusada por su tío cuando tenía 4 años.
Según contó la detenida, a LaFerrara lo asesinó después de que ella le dijo que tenía 16 años.
“Le conté una mentira y le dije que tenía dieciséis años, y él me dijo que no importaba: si hubiese dicho lo contrario, lo habría dejado escapar”, explicó.
Las autoridades informaron a la cadena de noticias CNN que investigan los dichos de la joven, mientras que una fuente policial cercana a la causa consideró que sus testimonios podrían ser “reales”.
“Cuando llegué a veintidós, dejé de contar”, sintetizó Barbour según una entrevista telefónica realizada la noche del viernes desde la prisión del condado de Northumberland. “Puedo localizar en un mapa donde están” los cadáveres, afirmó. (Télam)