Venezuela deportó a 394 colombianos

El gobierno de Colombia reclamó ayer que “se respete la integridad y los derechos humanos” de sus ciudadanos, luego de que Venezuela deportara en los últimos dos días a 394 colombianos en el contexto del estado de excepción que decretó Caracas a raíz de un incidente armado registrado la semana pasada en la frontera común.
Mientras tanto, el presidente Juan Manuel Santos, que afirmó que el cierre de la frontera “beneficia a la delincuencia”, se aprestaba a comunicarse ayer con su colega venezolano, Nicolás Maduro, “para conversar sobre esta situación”, anunció el ministro del Interior colombiano, Juan Fernando Cristo.
En un comunicado de su cancillería, Colombia pidió a Venezuela por la situación de los colombianos “que sean objeto de detenciones, deportaciones y demás acciones”, y solicitó especialmente que “se analice en cada caso la situación familiar para garantizar la unión de padres e hijos”.
Venezuela deportó en los últimos dos días a 394 ciudadanos colombianos y apresó a otros ocho, a los que acusa de ser paramilitares, luego de que entrara en vigor el estado de excepción por 60 días y el cierre de la frontera decretados por el presidente Nicolás Maduro, informó el Ministerio del Interior de Colombia.
Maduro ordenó el miércoles pasado el cierre de dos puentes fronterizos que vinculan el estado Táchira con el departamento colombiano Norte de Santander, en principio por 72 horas pero luego “hasta nuevo aviso”.
La medida fue adoptada después de que en la tarde de ese día tres militares y un civil fueran heridos en un ataque armado en la ciudad fronteriza San Antonio del Táchira, que el mandatario atribuyó a contrabandistas colombianos. (Télam)