“Ya no hay una amenaza”

TRUMP RECIBIO CRITICAS POR LA CUMBRE

El presidente Trump recibió fuertes críticas por haber supuestamente concedido demasiado sin obtener mucho a cambio en la cumbre. El mandatario defendió a ultranza los resultados del encuentro.
El presidente estadounidense, Donald Trump, proclamó ayer que “ya no hay una amenaza nuclear de Corea del Norte”, una dudosa afirmación en medio de críticas a su histórica cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un que no se plasmó en ninguna garantía de cuándo o cómo se deshará Corea del Norte de sus armas nucleares.
En contraste con la evaluación más que optimista de su jefe, el secretario de Estado, Mike Pompeo, advirtió que Estados Unidos resumirá sus ejercicios militares con Corea del Sur si Corea del Norte deja de negociar de buena fe, luego de que Trump anunciara un freno a las maniobras tras su reunión con Kim Jong-un de esta semana.
La cumbre de Singapur, que marcó una gran reducción en las tensiones entre dos países rivales desde la Guerra Fría, culminó con una declaración final que incluye una promesa de Corea del Norte de trabajar hacia la desnuclearización de la península coreana pero que carece de detalles sobre cómo lograr esta ambiciosa meta.
Los críticos hicieron hincapié en esta falta de sustancia pero Trump fue fiel a su estilo y defendió a ultranza los resultados de la cumbre, que fue la primera entre presidentes de los dos países desde la Guerra de Corea. El conflicto terminó en 1953 sin un tratado de paz, así que Washington y Pyongyang siguen técnicamente en guerra.
“Recién aterrizado… un viaje largo pero todos pueden sentirse ahora mucho más seguros que cuando asumí el cargo”, dijo Trump en un tuit a la madrugada.
“Ya no hay una amenaza nuclear de Corea del Norte. Reunirme con Kim Jong-un fue una experiencia interesante y muy positiva. ¡Corea del Norte tiene un gran potencial para el futuro!”, agregó el presidente.
En el primer movimiento diplomático tras la cumbre, Pompeo inició ayer una gira oficial por Corea del Sur y China para discutir los alcances de la reunión y dijo que Estados Unidos quiere que Corea del Norte adopte “grandes” medidas de desarme en los próximos dos años, antes del fin del mandato de Trump, en 2021.
El jefe de la diplomacia estadounidense agregó que “habrá una verificación en profundidad” de los compromisos de desarme en cualquier acuerdo con Estados Unidos.

Críticas.
Mientras que Trump enfrenta cuestionamientos en Estados Unidos y entre sus aliados por haber supuestamente concedido demasiado sin obtener mucho a cambio en la cumbre, la prensa estatal de Corea del Norte, gobernado por una dictadura comunista, interpretó la reunión como una gran victoria para el aislado país.
Medios estadounidenses, en cambio, compararon rápidamente el tuit de Trump con la pancarta de “Misión Cumplida” que se desplegó detrás del ex presidente George W. Bush en 2003 cuando se jactó del éxito de la invasión estadounidense de Irak.
La guerra terminó trascendiendo la presidencia de Bush y la frase fue un lastre que el republicano arrastró hasta el final de su gobierno.
La afirmación de que Corea del Norte ya no constituye una amenaza nuclear es más que cuestionable, considerando las estimaciones sobre el arsenal nuclear de Pyongyang.
Expertos independientes han dicho que el régimen posee suficiente material fisible como para construir entre unas 10 o 60 bombas atómicas.
El año pasado probó misiles de largo alcance que podrían llegar al territorio continental de Estados Unidos, aunque no está claro si ya domina la tecnología para adosar una cabeza nuclear que pueda reingresar a la atmósfera y dar en su blanco.
“Antes de que asumiera el cargo la gente estaba dando por sentado que íbamos a la guerra con Corea del Norte”, dijo Trump en su tuit. (Télam)