Inicio El Pais "A La Pampa no hay darle nada"

«A La Pampa no hay darle nada»

LA VISION APROPIADORA DE MENDOZA SOBRE LOS RIOS INTERPROVINCIALES

(Malargüe) – El intendente de la ciudad mendocina de Malargüe, Juan Manuel Ojeda, es otro de los altos funcionarios de esa provincia que blanqueó el pensamiento apropiador sobre los ríos interprovinciales. Enojado por el freno político de la obra de Portezuelo del Viento, tuvo un exabrupto político al asegurar que «el salto -del río Grande- es nuestro, de los mendocinos, en primer lugar», y sostuvo que «a La Pampa no hay que darle nada».
Estas temerarias aseveraciones fueron reflejadas en la edición del lunes del diario El Sol de Mendoza. Ojeda aseguró que los habitantes del departamento están «enojados» por el freno de la Nación a Portezuelo del Viento, justificando de esa manera las movilizaciones realizadas el fin de semana en defensa de la obra.
«La obra nos permitiría el inicio de un nuevo desarrollo, la posibilidad de una nueva etapa para Malargüe», indicó Ojeda. Además consideró que el presidente Alberto Fernández «fue mal asesorado por algunos dirigentes».

«El río es nuestro».
El jefe comunal se descolgó con una frase lapidaria apuntando a nuestra provincia que mantiene una férrea oposición a la obra: «A La Pampa no hay que darle nada».
«La realidad es que el salto es nuestro, de los mendocinos, en primer lugar. Esto es como si nosotros les fuéramos a decir a La Pampa húmeda que nos dé parte de la producción agropecuaria porque también somos parte del microclima, de las lluvias y demás, porque estamos dentro de un mismo país», agregó.
Ojeda se mostró alineado con el gobernador Rodolfo Suárez «porque ha tomado la iniciativa de defender los intereses de la provincia de Mendoza y es lo que tenemos que hacer». En este sentido manifestó que «el hecho de continuar con el proceso de licitación es todo un mensaje para los mendocinos y para la comunidad nacional e internacional. Porque no nos olvidemos que es una obra de jerarquía mundial».
Además recordó que el dinero para realizar la obra lo debe aportar la Nación. «Es producto del daño que sufrió Mendoza por la promoción Industrial», argumentó.
«Mendoza quedó excluida y La Pampa cobró esta demanda. Con lo cual hoy Mendoza es la única provincia que sigue siendo perjudicada, porque es la única provincia a la que todavía no se le salda la deuda», aseveró.

Pedido «a gritos».
En tanto, el mismo personaje político que dirige la mencionada comuna mendocina también opinó a través del medio Malargüe a Diario. «Desde mediados del siglo pasado que Malargüe ve pasar el agua por ese río que va derechito al mar; sin aprovechamiento de ningún tipo. Se va con el río la posibilidad de generar energía, la oportunidad de potenciar zonas agrícolas ganaderas y sobre todo, se lleva el trabajo de miles de mendocinos que hoy están a la buena de Dios y que esperan con ansias su construcción», sostuvo.
«Los estudios fueron claros y contundentes sobre los beneficios de la obra y estuvieron rubricados, en su debido tiempo, por la mayor parte de las provincias del Coirco. Proyecto que cuenta con todo el sustento jurídico e institucional, con acuerdos y continuidad de varias administraciones de gobiernos, tanto nacionales como provinciales. Mendoza tiene toda una tradición histórica en materia de energía hidroeléctrica y luego de años sin inversiones: desde Malargüe, pedimos a gritos que se aproveche la fuerza del río Grande y nos permitan desarrollar nuestra región», concluyó.